• Migrantes se manifiestan después de la muerte de niña guatemalteca Jakelin Caal, Tijuana, México, 15 de diciembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 31 de diciembre de 2018 7:00
Actualizada: lunes, 31 de diciembre de 2018 19:34

EE.UU. asegura que hicieron todo lo posible para proteger a los dos niños guatemaltecos muertos estando bajo la custodia de su guardia fronteriza.

El director de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. (CBP, por sus siglas en inglés), Kevin McAleenan, señaló el domingo que en los dos casos los agentes llevaron a los niños “tan rápido como pudieron” a los servicios médicos de emergencias.

“Nuestros agentes hicieron todo lo que pudieron, tan pronto como estos niños manifestaron síntomas de enfermedad, para salvar sus vidas”, dijo a la cadena de televisión estadounidense ABC News.

De hecho, McAleenan calificó de “absolutamente devastadora” la muerte en un solo mes de dos niños bajo la custodia de la guardia fronteriza de EE.UU. y explicitó que esto no había ocurrido durante la última década.

Y tras informar de que en los últimos tres meses 30 000 familias, entre ellos 5000 niños, han cruzado la frontera por mes, alertó de la “gran” crisis humanitaria a la que se enfrenta EE.UU.

La primera víctima de esta tragedia se llamaba Jakelin Caal y tenía 7 años. La niña guatemalteca murió el 8 de diciembre tras sufrir deshidratación y haber entrado en estado de shock en un centro de detención estadounidense, donde estaba detenida junto a su padre por los agentes fronterizos.

En el mismo día de su entierro en su pueblo natal, Felipe Gómez, otro niño guatemalteco de 8 años, murió por causas que aún se desconocen, estando bajo la supervisión de la Patrulla Fronteriza en Nuevo México (sureste de EE.UU.) durante más de una semana.

Nuestros agentes hicieron todo lo que pudieron, tan pronto como estos niños manifestaron síntomas de enfermedad, para salvar sus vidas”, explica Kevin McAleenan, director de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. (CBP, por sus siglas en inglés).

 

Estos incidentes han aumentado la indignación de los defensores de los migrantes, de los activistas y de las organizaciones pro Derechos Humanos. Critican por inhumanas las políticas migratorias del presidente de EE.UU., Donald Trump.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), por su parte, ha instado a la Administración de Estados Unidos a investigar el incidente y establecer responsabilidades.

Trump ha paralizado parcialmente al Gobierno, condicionando su reapertura a la financiación completa de su muro fronterizo entre EE.UU. y México, pero los demócratas en el Senado, cuyos votos han impedido la aprobación de dicha iniciativa, le exigen abandonar tal idea para así reabrir el Gobierno.

msm/mjs/nii/

Comentarios