• Un menor de edad migrante detenido en una instalación del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU., en El Tornillo, en estado de Texas.
Publicada: viernes, 15 de junio de 2018 5:31
Actualizada: sábado, 16 de junio de 2018 4:58

Los republicanos del Congreso de Estados Unidos se alzan contrarios a la política de tolerancia cero antiinmigrante practicada por la Administración Trump.

Los legisladores correligionarios del republicano presidente estadounidense, Donald Trump, no ven con buenos ojos su estrategia migratoria para combatir la inmigración indocumentada procedente de Centroamérica.

Este descontento en las filas republicanas se conoce luego de que se filtrara que el magnate neoyorquino sopesa ordenar el levantamiento de un campamento en El Tornillo, en el estado de Texas, para albergar a los niños inmigrantes, muchos de los cuales son separados de sus padres tras cruzar la frontera sur entre México y EE.UU.

El congresista James Lankford, por el estado de Oklahoma, publicó el jueves un vídeo en el que aseguraba a un elector que deseaba que las separaciones de los menores fueran poco frecuentes, mientras otro legislador republicano calificó la situación como una “pesadilla” diciendo que el gobierno no debería separar a los niños de sus progenitores.

Estos comentarios se unieron a la creciente protesta de los demócratas, los activistas por los derechos de los inmigrantes y los líderes religiosos estadounidenses. Es tal el rechazo de los obispos católicos del país que en una reunión esta semana incluso plantearon la idea de castigar a aquellos feligreses católicos que apoyen y pongan en práctica la política de cero tolerancia de la Casa Blanca.

“Esto es bárbaro”. Esto no es lo que es Estados Unidos, pero esta es la política de la Administración Trump”, denunció al respecto la líder de la minoría demócrata de la Cámara de los Representantes, Nancy Pelosi.

La política de tolerancia cero puesta en marcha por el Ejecutivo estadounidense es una directiva dirigida a las autoridades fronterizas para que envíen a cualquier persona que intente saltar la frontera ilegalmente a los fiscales, a quienes se les ha ordenado presentar cargos en la mayor cantidad de casos posible.

La impulsada estrategia de separación de familias busca disminuir de alguna manera el masivo flujo migratorio desde la frontera mexicana, puesto que según el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) sostiene que tras el arresto de un adulto casi siempre hay un niño extranjero no acompañado que se le debe dar una protección adecuada.

krd/ktg/hnb

Comentarios