• Obama afirma que insistirá en terminar la violencia armada en 2016
Publicada: viernes, 1 de enero de 2016 19:00
Actualizada: sábado, 2 de enero de 2016 5:16

El presidente de EE.UU., Barack Obama, ha declarado que en 2016 intensificará sus esfuerzos para terminar con la "epidemia" de violencia por armas de fuego.

"Mi decisión para el nuevo año es avanzar tanto como sea posible en temas irresueltos (como) nuestra epidemia de violencia por armas de fuego", ha recalcado este viernes el presidente estadounidense, en su primer mensaje semanal de nuevo año.

Mi decisión para el nuevo año es avanzar tanto como sea posible en temas irresueltos (como) nuestra epidemia de violencia por armas de fuego", ha declarado este viernes el presidente estadounidense, Barack Obama.

Obama, para quien el 2016 será el último año de su segundo mandato, ha anunciado que se reunirá el próximo lunes con la secretaria de Justicia, Loretta Lynch, para abordar las opciones que baraja la Casa Blanca en relación al control del uso de armas.

Según han informado medios estadounidenses, el presidente podría anunciar medidas por decreto que le permitan superar los obstáculos del Congreso, de mayoría republicana y favorable al derecho a portar armas, para generalizar la verificación de antecedentes judiciales y psiquiátricos de los compradores de armas.

En su mensaje, el presidente estadounidense ha repasado algunos casos de violencia armada como la matanza ocurrida en Newton (noreste), cuyo tercer aniversario se celebró el mes pasado, en la que un joven con problemas psíquicos mató a disparos a 26 personas, entre ellas 20 niños y adolescentes, y otro tiroteo ocurrido en enero de 2011 en Tucson, en Arizona (suroeste), que dejó seis muertos y a una legisladora amiga del presidente gravemente herida.

En este sentido, Obama ha lamentado que el Congreso siga "sin hacer nada", a pesar de la propuesta de ley "bipartita y sensata" que prevé que se verifiquen los antecedentes de casi todos los compradores de armas. 

También ha recordado que "el 90 % de los estadounidenses apoyaron esta propuesta", que también era "el deseo de la mayoría" de los miembros de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por su acrónimo en inglés), el poderoso lobby de los poseedores de armas, que sin embargo se movilizó en contra hasta que el Senado la bloqueó.

Ciudadanos estadounidenses armados con rifles y pistolas.

 

Obama ha emprendido el mayor esfuerzo legislativo de una Administración para lograr un mayor control en la venta de armas en casi dos décadas (la última ley data de 1994), que sin embargo ha obtenido nulos resultados. A pesar del esfuerzo en esta materia, los medios estadounidenses se percatan de que, en términos legislativos, Obama no ha logrado nada.

A mediados de diciembre, el presidente reconoció que el Congreso no se ocupaba del tema, e indicó que la Casa Blanca contemplaba la opción de aprobar medidas sin pasar por la votación del Congreso.

A finales de septiembre del 2015, Obama advirtió de que el número de muertes por tiroteos en EE.UU. es mucho mayor que el ocasionado por el terrorismo. Según un informe, la violencia armada ha causado la muerte en el país, desde 1989, de más estadounidenses que todas las guerras de este país desde su independencia.

Además, en el año 2015, 13.293 personas murieron y 26.826 resultaron heridas como consecuencia de la violencia armada en EE.UU., según un balance de la organización Gun Violence Archive (GVA).

Tras una serie de masacres y tiroteos, en octubre, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) llegó a pedir al Gobierno de Estados Unidos que adoptase medidas para reducir el "terrible balance" de muertos por tiroteos en su territorio.

snr/mla/hnb

Commentarios