• Un campo de maíz en Argentina.
Publicada: sábado, 22 de mayo de 2021 8:45

El alza en los precios internacionales de los granos es una buena noticia para la economía argentina azotada por los efectos de la pandemia y la recesión.

Con una cosecha proyectada por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires de 46 millones de toneladas en Argentina, el maíz, el principal cultivo del país suramericano, llegó este mes a cotizar en los mercados internacionales a unos 300 dólares por tonelada, un valor que no alcanzaba desde 2013 y que casi duplica la cotización que tenía hace un año.

La soja, a su vez, con una cosecha proyectada en Argentina de 43 millones de toneladas, llegó a mediados de este mes a los 610 dólares por toneladas, valor que no se registraba desde 2012 y que se ubica cerca de un 80 % por encima del precio de un año atrás.

El recorte de las cosechas en los principales productores, incluyendo a Argentina, primer exportador mundial de aceite y harina de soja y tercero de maíz frente a una creciente demanda global son dos principales factores del alza de los precios globales del grano.

“Seguimos con escasez de oferta, por lo menos en el corto plazo. El clima que tenga Estados Unidos en julio y agosto va a determinar la tendencia de precios”, dijo el viernes a la agencia española de noticias Efe la consultora AZ Group.

 

El alza de los precios de los productos agropecuarios produce mayores ingresos para Argentina. Esto trae algo de alivio al país, azotado por tres años de fuerte recesión y desequilibrios macroeconómicos.

Según cálculos del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL) de la Fundación Mediterránea, a los precios actuales Argentina podría concretar este año envíos de granos y sus derivados por 35 900 millones de dólares, lo que implica unos 9600 millones más de ingresos que en 2020

La entrada adicional de divisas ayudará a fortalecer las alicaídas reservas del Banco Central —que rondan los 41 500 millones de dólares—, a moderar las expectativas de devaluación del peso argentino y a estabilizar hasta cierto punto el mercado.

“Calculamos un ingreso extra por exportaciones de entre 8000 y 10 000 millones de dólares. Eso va a hacer incrementar las reservas y generar un paraguas para no tener que intervenir tanto en el mercado cambiario para controlar el precio del dólar”, dijo a Efe Leonardo Piazza, director de la consultora LP Consulting.

El efecto ya es visible: en el primer cuatrimestre el ingreso de divisas por exportaciones de granos y derivados ascendió a 9755 millones de dólares (4738 millones más que en igual período de 2020), lapso en el que el Banco Central logró aumentar sus reservas en unos mil millones.

ftm/mkh