• Refinerías del yacimiento de Pars del Sur, en el Golfo Pérsico.
Publicada: sábado, 7 de julio de 2018 9:30
Actualizada: sábado, 7 de julio de 2018 20:14

Las sanciones petroleras que EE.UU. amenaza con imponer a Irán debilitarán a la OPEP y, si continúan, causarán la desaparición del organismo en el futuro.

Así lo ha afirmado hoy sábado un asesor del ministro de Petróleo de Irán, Moayad Hoseini Sadr, tras haber destacado la cantidad enorme de crudo (5 % del monto mundial) que produce y exporta el país persa.

Enfatizando que el petróleo iraní “no se quedará sin cliente”, ha apostillado que dicha materia puede ser ofrecida en el mercado internacional en nombre de otros países y a través del sector privado, además de que hay planes para vender crudo en la bolsa de valores nacional.

Aunque no ha rechazado la posibilidad de una reducción ligera en la venta, sin embargo, ha aseverado que esto va a ser recompensado gracias a la compra que realizarán diversas compañías.

EE.UU. cree que se puede reemplazar el lugar de Irán incrementando la producción de crudo de otros países como Arabia Saudí, es por eso que ha decidido aplicar sanciones unilaterales contra Teherán, pero la medida va a perturbar los programas de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP)”, ha hecho hincapié Moayad Hoseini Sadr, asesor del ministro de Petróleo de Irán.

 

El titular persa ha comparado el plan de EE.UU. como un partido de fútbol en que tras marcar un gol es posible recibir otro, para luego recalcar que las sanciones contra Irán supondrán también consecuencias para Estados Unidos.

“EE.UU. cree que se puede reemplazar el lugar de Irán incrementando la producción de crudo de otros países como Arabia Saudí, es por eso que ha decidido aplicar sanciones unilaterales contra Teherán, pero la medida va a perturbar los programas de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP)”, ha hecho hincapié Hoseini Sadr.

En otro momento de sus declaraciones, ha cuestionado la guerra comercial que el presidente estadounidense Donald Trump ha iniciado contra China y ha sostenido que la conducta del magnate neoyorquino incita a todo el mundo al enfrentamiento.

Trump, tras salirse del acuerdo nuclear alcanzado en 2015 entre Teherán y el entonces Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Rusia, China y Francia, más Alemania), prometió que lanzaría mecanismos para reavivar las sanciones más severas contra el país persa, entre ellas, restricciones sobre las compras del crudo iraní e inversiones en sus proyectos dentro del sector petrolero.

En este contexto, advirtió el pasado junio a todos los países que compran crudo a Irán de dejar de importar “por completo” petróleo iraní para los primeros días de noviembre.

El presidente persa, Hasan Rohani, menospreció el martes las amenazas y las sanciones “ciegas” del país norteamericano, asegurando que “nunca podrá recortar los ingresos de Irán en lo que a las exportaciones de petróleo se refiere”.

msm/ktg/hnb

Commentarios