• El general Mohamad Baqeri, jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán.
Publicada: domingo, 2 de junio de 2019 21:54
Actualizada: jueves, 6 de junio de 2019 22:16

Un alto mando militar persa dice que la nación iraní no renunciará al poder defensivo del país y responderá de manera contundente a cualquier agresión foránea.

“El pueblo iraní no cederá ni un ápice del poder defensivo del país y convertirá toda amenaza expresada por sus enemigos en oportunidades para desarrollar su programa de misiles”, ha subrayado hoy domingo el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, el general de división Mohamad Baqeri.

En un comunicado emitido con ocasión del 30.º aniversario del fallecimiento del fundador de la República Islámica de Irán, el Imam Jomeini (que en paz descanse), el alto mando castrense ha ensalzado el poderío regional de Irán y el papel clave del país en resolver los problemas que azotan el oeste de Asia.

La influencia estratégica de Irán en Oriente Medio y su poderío regional, ha proseguido, se han convertido en “una pesadilla” para los enemigos del país persa, encabezados por Israel y sus aliados occidentales y regionales.

Leer más: ‘EEUU le teme más al poder regional iraní que a su poder atómico’

Leer más: General iraní: Poder político y militar de EEUU está en declive

El pueblo iraní no cederá ni un ápice del poder defensivo del país y convertirá toda amenaza expresada por sus enemigos en oportunidades para desarrollar su programa de misiles”, ha subrayado el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, el general de división Mohamad Baqeri.

 

Baqeri ha señalado que los enemigos de Irán, incluido EE.UU., requieren ahora de “una gran alianza de países para hacer frente, tanto política como militarmente, a la República Islámica, aunque ni siquiera tendrán éxito”.

El oficial persa ha reafirmado el compromiso de las Fuerzas Armadas de Irán para salvaguardar la soberanía nacional y la integridad territorial del país y hacer frente a toda amenaza expresada por “las potencias hegemónicas y los Estados reaccionarios” de Oriente Medio.

Desde principios de mayo, la Administración estadounidense ha alimentado la tensión en el oeste de Asia con su retórica belicista contra Teherán, aunque el Departamento de Defensa (el Pentágono) del país norteamericano ha intentado suavizar el tono asegurando no querer una guerra con Irán.

El Gobierno persa ha recalcado por su parte el rechazo de Irán a cualquier guerra con EE.UU., pero ha advertido de que si Washington sigue haciendo que la tensión suba habrá “consecuencias dolorosas”.

A su vez, las Fuerzas Armadas iraníes han desestimado las amenazas estadounidenses, por considerarlas una táctica de “guerra psicológica”, y han advertido que, aunque no quieren una contienda militar con EE.UU., están totalmente preparadas para repeler cualquier agresión contra el país.

ftm/rha/fmd/msf

Comentarios