• Comandante en jefe del CGRI, Ali Yafari (dcha.), durante una ceremonia para presentar una fábrica subterránea destinada a la producción de misiles.
Publicada: sábado, 9 de febrero de 2019 18:02
Actualizada: sábado, 9 de febrero de 2019 19:13

El Cuerpo de Guardianes de Irán seguirá ampliando la capacidad misilística del país para reforzar el poder disuasivo de la nación y apoyar al Eje de la Resistencia.

“El Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán seguirá con su estrategia de aumentar el poder misilístico del país, en el marco de su compromiso con las órdenes del Líder de la Revolución [el ayatolá Seyed Ali Jamenei] y desoyendo las malévolas e imperialistas exigencias de las potencias hegemónicas”, destaca este cuerpo militar en un comunicado.

En el texto, publicado hoy sábado por el 40 aniversario de la Revolución Islámica, se señala que su objetivo es fortalecer la capacidad defensiva de la República Islámica, apoyar al Eje de la Resistencia y responder a las necesidades de los gobiernos y pueblos islámicos.

Deja claro, asimismo, que no piensa en ningún momento desviarse de su objetivo o negociarlo. De hecho, considera inútil cualquier trama y complot para hacerlos desviarse.

El CGRI ha destacado los logros de Irán tras la victoria de la Revolución Islámica en 1979, no solo en el sector de la defensa y la seguridad, sino en el campo de la ciencia y tecnología. Como otros logros, señala la independencia, la democracia religiosa, la dignidad y el estatus mundial.

El Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán seguirá con su estrategia de aumentar el poder misilístico del país, en el marco de su compromiso con las órdenes del Líder de la Revolución [el ayatolá Seyed Ali Jamenei] y desoyendo las malévolas e imperialistas exigencias de las potencias hegemónicas”, dice el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) en un comunicado.

 

“La Revolución Islámica cambió las ecuaciones regionales e internacionales de aquel entonces basadas en un mundo bipolar y creó un nuevo y poderoso discurso […] y trasformó el sistema geopolítico mundial”, añade.

En alusión a las marchas del lunes 22 de bahman (11 de febrero) para conmemorar la victoria de la Revolución Islámica, el CGRI considera que dichas movilizaciones sirven para escenificar el “desprecio a las autoridades malvadas y deshonestas” del Gobierno de Estados Unidos y a sus socios.

Los iraníes celebran durante diez días el triunfo de su Revolución, que empieza con el regreso del exilio del fundador de la República Islámica, el Imam Jomeini (la paz sea con él) hasta la victoria definitiva. Este periodo se denomina ‘Daheye Fajr’ o ‘Década del Alba’.

Las ceremonias arrancan cada año a las 09:33 de la mañana, hora local, coincidiendo con el regreso al país (1 de febrero de 1979) del Imam Jomeini (P) tras haber estado exiliado en Francia.

msm/rba/nii/

Comentarios