• Palestinos se manifiestan contra EE.UU. e Israel en Al-Quds (Jerusalén), 15 de diciembre de 2017.
Publicada: sábado, 16 de diciembre de 2017 10:47
Actualizada: domingo, 17 de diciembre de 2017 3:42

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) alza su voz contra la reciente decisión de EE.UU. sobre la ciudad de Al-Quds (Jerusalén).

A través de un comunicado tras la reunión de los ministros de Exteriores y jefes de delegaciones de ALBA, el organismo regional expresó su preocupación por la decisión “unilateral” del presidente de EE.UU., Donald Trump, de declarar la ciudad ocupada de Al-Quds capital del régimen israelí.

“Expresamos nuestra profunda preocupación y rechazo a la declaración unilateral del Presidente de los Estados Unidos (…) en relación con el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, lo que tendrá graves consecuencias para la estabilidad y la seguridad en el Medio Oriente”, reza la declaración de la reunión de ALBA, celebrada en La Habana (capital cubana) en el XVI Consejo Político.

El texto, publicado el viernes, también indica que tal medida estadounidense se considera como una “grave y fragante” violación de la Carta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Expresamos nuestra profunda preocupación y rechazo a la declaración unilateral del Presidente de los Estados Unidos (…)  en relación con el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, lo que tendrá graves consecuencias para la estabilidad y la seguridad en el Medio Oriente”, reza el comunicado de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

De igual manera, ALBA reiteró su firme compromiso y solidaridad con la causa palestina y, además, reafirmó su apoyo a una solución “justa, duradera y pacífica” al conflicto palestino-israelí.

Tal solución, agrega, debe basarse en el derecho de los palestinos de decidir sobre el destino de Palestina como un “Estado independiente y soberano” con el este de Al-Quds como su capital.

La decisión de la Administración de Trump ha provocado el rechazo y la indignación tanto de los países musulmanes como de los Gobiernos europeos más cercanos a Washington y al régimen israelí. Distintos países latinoamericanos también han condenado la iniciativa del magnate republicano.

Al-Quds, venerada por los musulmanes, los cristianos y los judíos, es el tercer sitio más sagrado del Islam y ha estado durante décadas en el corazón del conflicto entre israelíes y palestinos. El régimen de Tel Aviv capturó en 1967 la parte oriental de la ciudad y luego la anexó, en una acción no reconocida internacionalmente.

ftn/rha/hnb

Comentarios