• Integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
Publicada: sábado, 12 de septiembre de 2015 23:29
Actualizada: domingo, 13 de septiembre de 2015 4:03

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han subrayado que el flagelo del paramilitarismo y la “guerra sucia” contra la ideología izquierdista son dos obstáculos para lograr la paz.

Es imposible la concreción de una paz estable y duradera mientras persistan el paramilitarismo y la guerra sucia”, ha dicho este sábado la guerrilla en un comunicado.

Es imposible la concreción de una paz estable y duradera mientras persistan el paramilitarismo y la guerra sucia", según el comunicado de las FARC.

El grupo ha añadido, asimismo, que las amenazas contra los activistas humanitarios y dirigentes sindicales es un ejemplo de la guerra sucia contra la ideología izquierdista y los movimientos opositores.

Luego de aseverar que el Gobierno colombiano ha matado a al menos 69 defensores de los derechos humanos (DDHH) en 2015, la guerrilla ha destacado que tales actos violentos muestran la continuidad de una estrategia de guerra sucia contra las organizaciones sociales.

Los periodistas tampoco son inmunes de la violencia del paramilitarismo. El ejercicio del periodismo en Colombia, país con alta presencia de narcotraficantes y paramilitares, ha sido objeto de obstrucciones e incluso varias muertes. 

El comunicado también ha reiterado demanda de poner fin al paramilitarismo en Colombia y ha insistido en que la materialización de la paz en el país suramericano solo será posible en el caso de que Bogotá asuma una estrategia efectiva contra el paramilitarismo.

Paramilitares colombianos

 

La guerrilla instó el viernes al Gobierno de Juan Manuel Santos a respetar los acuerdos logrados en La Habana, capital cubana, para sellar la paz en el país suramericano.

El Ejército colombiano realiza operaciones militares contra las posiciones de la guerrilla mientras está vigente la tregua unilateral anunciada por las FARC el pasado 20 de julio y prorrogado el 20 de agosto por tiempo indeterminado en el marco de los diálogos de paz que se llevan a cabo en la capital cubana.  

Por su parte, los guerrilleros también atacan a los oleoductos ubicados en distintos departamentos del país.

Las FARC y el Gobierno colombiano iniciaron un proceso de paz en noviembre de 2012 para poner fin a un conflicto armado que ha dejado, según estimaciones, casi 5 millones de desplazados y al menos 600.000 muertos.

alg/ktg/kaa/msf

Comentarios