• Ricardo Téllez, portavoz y negociador de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
Publicada: jueves, 9 de julio de 2015 17:34

Las FARC han reiterado este jueves su decisión de dejar las armas para convertirse en un partido político, tras conseguir el acuerdo de paz con el Gobierno colombiano, sin embargo, han exigido que se adopten medidas para acabar con el paramilitarismo.

En un comunicado de prensa leído por el guerrillero Ricardo Téllez, uno de los delegados de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en las negociaciones de paz con el Gobierno colombiano en la capital cubana, La Habana, la guerrilla ha anunciado que la petición tiene como objetivo proteger la vida de los actuales militantes que aspiren a cargos políticos.

Asimismo, ha subrayado que esta condición tiene raíz en el caso de la Unión Patriótica, un partido creado en 1985 por políticos de izquierda y guerrilleros desmovilizados tras la negociación de paz entre las FARC y el entonces presidente colombiano, Belisario Betancur.

El partido Unión Patriótica, según Téllez, sufrió un “exterminio sistemático y un genocidio político” que dejó más de 4000 muertos, entre ellos candidatos presidenciales, congresistas, diputados regionales, alcaldes y concejales.

El día anterior a estas declaraciones, las FARC anunciaron un alto el fuego unilateral, durante un mes desde el 20 de julio, señalando como su objetivo generar condiciones favorables para trabajar hacia un alto el fuego definitivo y bilateral.

En respuesta a este anuncio, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, tras valorar positivamente este gesto, dejó claro que un alto el fuego no sería suficiente a menos que venga acompañado de compromisos concretos que permitan acelerar el proceso de paz.

presidente de Colombia, Juan Manuel Santos

 

Colombia, desde hace varias décadas, ha sido escenario de las actividades de diferentes grupos guerrilleros. Según cifras oficiales, el conflicto armado ha dejado según datos oficiales un saldo de 220.000 muertos y seis millones de desplazados.

Después de muchos años de silencio de las autoridades colombianas, el Gobierno de Santos dio inicio en 2012 a las negociaciones con las FARC. Hasta el momento, han consensuado tres de los seis puntos de la agenda, además de un plan de desminado y la creación de una Comisión de la Verdad.

ymc/ybm/hnb

Comentarios