• La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, durante un discurso en Haití, 13 de julio de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 19 de julio de 2019 14:23
Actualizada: sábado, 20 de julio de 2019 17:01

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, ha manifestado su apoyo a los manifestantes de Hong Kong que buscan refugio después de huir a la isla autogobernada.

En el marco de una decisión controvertida que puede enfurecer sumamente a China, Tsai ha declarado este viernes, en un comunicado, que “puede proporcionar la asistencia necesaria a los residentes de Hong Kong, cuya seguridad y libertad están en peligro urgente debido a razones políticas”.

Más de 30 residentes de Hong Kong han llegado a Taiwán huyendo de una posible imputación por haber participado en las violentas protestas que condujeron a la toma del Parlamento hongkonés el pasado 1 de julio. La Policía recuperó el control de la asamblea y el Gobierno prometió el procesamiento de los manifestantes.

“Estos amigos de Hong Kong serán tratados de manera adecuada por razones humanitarias”, ha dicho Tsai.

Estos amigos de Hong Kong serán tratados de manera adecuada por razones humanitarias”, ha dicho la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, en alusión a los manifestantes que buscan refugio después de escapar de Hong Kong debido a su participación en la ocupación del Parlamento de la isla.

 

Hong Kong ha sido escenario de violentas protestas durante semanas por una enmienda a la ley de la ciudad, que habría permitido la extradición de personas a China continental.

Ante las amplias manifestaciones, la jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, finalmente se vio obligada a dar marcha atrás y dijo a principios de este mes de julio que la mencionada ley estaba “muerta”.

Los manifestantes, sin embargo, han continuado con las protestas a fin de hacer llegar más demandas, incluida la renuncia de Lam.

LEER MÁS: Estallan choques entre manifestantes y policías en Hong Kong

El Reino Unido traspasó en 1997 el control de Hong Kong a China, con un gobierno basado en “un país dos sistemas”, que permite que la región tenga sus propias instituciones legislativas, ejecutivas y judiciales independientes de China. Pekín dice que esos privilegios han sido protegidos, pero insiste en que no podría tolerar movimientos que busquen la secesión total del continente y asevera que Hong Kong es parte de China.

nlr/anz/tmv/rba

Comentarios