• El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, durante un discurso en Ginebra, Suiza, 6 de marzo de 2020.
Publicada: miércoles, 20 de mayo de 2020 4:40

Lula da Silva critica la gestión del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, ante crisis del coronavirus, diciendo que él es el resultado de una élite depredadora.

El mandatario de Brasil Jair “Bolsonaro es el resultado de una élite depredadora en Brasil que descarta cooperar con los desfavorecidos”, declaró el martes el expresidente del país sudamericano, Luiz Inácio Lula da Silva, en su cuenta de Twitter.

Lula da Silva de este modo criticó la gestión del actual presidente brasileño ante la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la enfermedad COVID-19, indicando que personas como Bolsonaro nunca han aceptado la idea de “compartir las cosas con los de abajo”.

En la alternancia del poder, ese segmento (se refiere a la clase élite como la de Bolsonaro) permite, como mucho, el intercambio de un representante de la élite por otro, agregó el también líder del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT).

Los pobres, según las palabras del exmandatario brasileño, no son tratados como seres humanos, “son tratados como números”; en este contexto, Lula da Silva también había lamentado la semana pasada que “es una pena que Brasil tenga más casos de coronavirus SARS-CoV-2 que la suma total de los casos de Sudamérica”.

 

En esta misma línea, los exministros de tres anteriores Gobiernos de Brasil presentaron el mismo martes un manifiesto en el que denuncian que el presidente ultraderechista perdió todas las condiciones para dirigir la nación suramericana. 

“Bolsonaro ha manifestado una notoria despreocupación por los brasileños, por el riesgo de aglomeraciones que estimula, por la vuelta prematura al trabajo, por un sistema de salud que se derrumba a los ojos de todos e incluso por el número de muertes por la COVID-19”, dijeron los exfuncionarios de los gobiernos de José Sarney (1985-90), Fernando Henrique Cardoso (1995-2003) y Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011).

Con casi 18 mil fallecimientos y más de 270 mil casos positivos, Brasil ocupa ya el cuarto lugar en la lista de naciones infectadas por el virus mortal.

Sin embargo, Bolsonaro ha defendido repetidamente la reapertura de las empresas y el comercio en el país. El mandatario, que considera “absurdas” las restricciones para combatir la pandemia, adelantó recientemente su decisión de reabrir gimnasios y peluquerías declarándolos “servicios esenciales”.

Por lo tanto, varias organizaciones, como Grupo Ingenieros por la Democracia de Brasil, un grupo de juristas y diferentes exministros brasileños, entre otros, han denunciado al presidente por genocidio y crímenes de lesa humanidad ante la COVID-19.

nlr/ktg/mrz/msf