• El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, habla durante un foro en Miami, 5 de mayo de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 26 de agosto de 2021 16:20
Actualizada: jueves, 26 de agosto de 2021 18:32

Nicaragua, México y Argentina respaldan la iniciativa de Bolivia para investigar la actuación de Luis Almagro en el proceso electoral y golpe de Estado de 2019.

Durante una reunión extraordinaria virtual del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), que reúne a sus 34 países miembros activos, el Gobierno de Bolivia reiteró que iniciaría una campaña contra el secretario general de la OEA, Luis Almagro, al denunciar “injerencia” y un “nuevo e injustificado atropello” en su contra después de que este titular volviera a ratificar el 9 de agosto que hubo fraude en las elecciones presidenciales bolivianas de 2019.

Durante su intervención, el canciller boliviano, Rogelio Mayta, advirtió que “si las actuaciones de Luis Almagro no se encausan por los fueros de la institucionalidad”, mañana otros países de la región podría ser como Bolivia víctima de ataques y golpes de Estado impulsado por el secretario general de la OEA.

La postura de La Paz fue respaldada por varios países, entre ellos México, Argentina y Nicaragua, que denunciaron, además de la injerencia de la OEA en el proceso electoral, el apoyo de la organización al gobierno de facto que lideró Jeanine Áñez.

Al intervenir en dicha sesión, el embajador nicaragüense, Luis Alvarado, reiteró la “firme e indeclinable solidaridad y respaldo al pueblo y Gobierno de Bolivia, que sigue haciéndole frente a la agresión golpista perpetrada desde la Secretaría General de la OEA”.

 

El funcionario nicaragüense consideró “ilegal y falaz” el informe que presentó la misión de ese organismo regional en 2019 sobre las “irregularidades” en el proceso electoral boliviano.

Alvarado denunció que mediante la instrumentalización política de la misión electoral del Gobierno de Estados Unidos, a través de sus testaferros en la Secretaría General de la OEA, se materializó el golpe de Estado de 2019 contra el entonces presidente y candidato, Evo Morales.

Por su parte, la embajadora mexicana, Luz Elena Baños, alzó la voz en apoyo al Gobierno boliviano criticando a Almagro por “extralimitarse en sus funciones” y “profundizar la polarización” en el hemisferio.

El secretario general de la OEA, respaldado firmemente por Estados Unidos, está acusado de estar detrás del golpe de Estado en Bolivia. Ante las continuas injerencias de Almagro en los asuntos internos de otras naciones, diferentes países de la región coinciden en la necesidad urgente de reemplazar la OEA con otros organismos, como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), entre otros.

tmv/rba