• El candidato presidencial por el Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce, durante el debate electoral, Santa Cruz de la Sierra, 3 de octubre de 2020.
Publicada: domingo, 4 de octubre de 2020 7:50
Actualizada: domingo, 4 de octubre de 2020 8:25

El candidato presidencial boliviano Luis Arce expuso un plan económico para restablecer la estabilidad social y económica y preservar los ingresos del pueblo.

El mandato es recuperar la patria, retornar al camino del desarrollo sostenible, del crecimiento de la economía, de la certidumbre, de forjar un futuro para nuestros hijos”, afirmó el candidato del Movimiento al Socialismo (MAS) durante el debate electoral celebrado el sábado en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

Arce, que desempeñó el cargo de ministro de Economía durante los tres mandatos del expresidente Evo Morales (2006-2019), dijo que el país no saldría de la crisis económica, adquiriendo más deuda, mientras detalló su plan para este sector. “La economía hoy necesita una inyección de recursos para reactivar la demanda interna. Ese es nuestro modelo. Vamos a seguir con los bonos de ayuda, los garantizamos y vamos a continuar hasta que reaccione la demanda”, indicó.

Asimismo, resaltó que el desafío global de los bolivianos era recuperar tanto la democracia como el crecimiento económico con justicia social.

Una de las promesas de Arce fue el alza de impuestos a los más adinerados. “Vamos a incrementar los impuestos a las grandes fortunas donde pagan el 0,01 % de la población donde se busca equidad en el pago tributario”, dijo.

 

En otra parte de sus declaraciones, el candidato del MAS, que lidera la intención de votos hasta la fecha, recordó que hace tres meses la tasa de desempleo estuvo en el 4,3 % y ahora está en el 12 %. A este respecto, se dirigió a los jóvenes como los protagonistas del desarrollo del país, a quienes apoyaría en sus proyectos, en caso de ganar. 

Bolivia consiguió un amplio éxito económico en la región cuando Morales dirigía las riendas del país. No obstante, tras el golpe de Estado de 2019, los bolivianos atraviesan una crisis económica agravada por la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, y el mal manejo de la misma por parte del gobierno de facto de Jeanine Áñez, quien renunció recientemente a su candidatura.

Las elecciones en Bolivia están previstas para el 18 de octubre y, según varias encuestas, el MAS lidera la intención de voto y podría ganar los comicios en la primera vuelta.

mrp/ctl/myd/mjs