• La autoproclamada presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez.
Publicada: sábado, 29 de agosto de 2020 14:15

Varios analistas advierten que, si el gobierno de facto de Bolivia retrasa la votación de nuevo, desencadenará un levantamiento imposible de contener en el país.

La paciencia de los bolivianos se está agotando, pues el Gobierno de facto, presidido por la autoproclamada presidenta, Jeanine Áñez, aún no ha cumplido su promesa de celebrar elecciones anticipadas en el país, después de que en noviembre del año pasado los militares por medio de un golpe de Estado obligaron al presidente indígena boliviano, Evo Morales, a renunciar de su cargo.

En una entrevista concedida el viernes a la agencia La Resistencia Bolivia, el periodista boliviano Alberto Echazu advirtió que los simpatizantes del Movimiento al Socialismo (MAS) permanecen en alerta.

Si Jeanine Anez pospone una vez más las elecciones, seguramente desencadenará un nuevo levantamiento que será imposible de contener, aunque las tensiones se han reducido, señaló el periodista.

Advierte que no es de extrañar que la gente sospeche de la existencia de una estrategia para seguir posponiendo las elecciones en un intento de permanecer en el poder el mayor tiempo posible.

 

Áñez, en otro esfuerzo para postergar los comicios por tercera vez consecutiva, aplazó hasta el 18 de octubre las elecciones presidenciales y legislativas previstas para el 6 de septiembre, con el pretexto de la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, lo que ha generado una gran ola de protestas.

Ese uso deshonesto y engañoso de la pandemia por parte del régimen para posponer indefinidamente las elecciones es la razón por la que el movimiento social decidió movilizar a sus afiliados, explicó Echazu.

Morales, cuyo partido encabeza las encuestas en cuanto a las intenciones de voto, ha venido denunciando que el gobierno golpista pretende perpetuarse mediante el aplazamiento de las elecciones.

Bolivia tiene que elegir presidente, vicepresidente, diputados y senadores, en unos comicios pendientes desde octubre del año, ya que los realizados entonces se anularon tras el golpe de Estado contra Morales.

rtk/hnb/nii/