• Morales: No soy corrupto, llegué a la Presidencia por la patria
Publicada: viernes, 29 de noviembre de 2019 23:19
Actualizada: domingo, 1 de diciembre de 2019 1:23

Ante las denuncias de sedición, corrupción, racismo y más, el depuesto presidente de Bolivia asegura que llegó al poder “por la patria, no por la plata”.

“No soy ningún delincuente, ni menos corrupto”, dijo el jueves Evo Morales en una entrevista exclusiva con HispanTV, en la que exigió que le demuestren todos los cargos de los que se le acusa, entre ellos los de ser “subversivo”, “racista y discriminador”.

Morales se defendió y aseguró que, llegó a la Presidencia del país andino “por la patria, no por la plata”, como denuncian sus detractores.

Respecto a la “notificación azul” emitida por la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) que pesa sobre él por “incitar a la violencia”, el líder indígena aseveró que le “inventan cargos”, pero que a la hora de demostrarlos no pueden hacerlo.

El líder del Movimiento Al Socialismo (MAS), para quien el Departamento de Estado de Estados Unidos es el que ordena al gobierno de facto en Bolivia, hizo también un llamado a la comunidad internacional. “Que el mundo entero sepa, hemos combatido desde antes el racismo y la discriminación (…) para que haya unidad y entendimiento entre bolivianos y bolivianas”, expuso.

No soy ningún delincuente, ni menos corrupto”, declaró el depuesto presidente de Bolivia, Evo Morales, en una entrevista exclusiva con HispanTV.

 

Afirmó desde México, país en el que se encuentra asilado, que la “derecha fascista, racista y golpista” boliviana “no perdona que un indio pueda demostrar que otro mundo es posible”, y agregó que “algunos empresarios, no todos, no aceptan que podamos cambiar Bolivia”.

Morales, quien dijo considerarse el presidente de la mejor Bolivia en la historia del país andino, se vio forzado a renunciar a su cargo el pasado 10 de noviembre, tras la violencia protagonizada por la oposición que se negó a reconocer su victoria en las elecciones del 20 de octubre.

El depuesto presidente aseguró, además, que la “lucha continúa”. Para los simpatizantes del MAS,  la lucha se refiere a la resistencia contra el racismo, contra la discriminación, contra la opresión de un Estado que utiliza las Fuerzas Armadas contra el pueblo boliviano.

El gobierno de facto en Bolivia, presidido por la diputada Jeanine Áñez, ha iniciado un acercamiento a EE.UU. y también ha dicho que restablecerá las relaciones con el régimen de Israel, lo que para Morales es una evidencia de que Washington está detrás del golpe, un golpe que se “urdió” meses antes de las elecciones.

lvs/ctl/mrp/mkh

Comentarios