• Los australianos protestan contra el Día Nacional pese a COVID-19
Publicada: martes, 26 de enero de 2021 18:37

En medio de las restricciones impuestas por la COVID-19, miles de australianos salen a las calles para protestar contra las celebraciones del Día Nacional.

Las ciudades del país austral son escenario de masivas protestas durante el denominado Día de Australia. Miles de ciudadanos salieron a las calles para protestar contra la fiesta nacional, que conmemora la llegada de los primeros colonos británicos en 1788.

Para los indignados, el Día de Australia, que se celebra el 26 de enero, representa el inicio de la opresión de los pueblos originarios, por ello lo tildan de “Día de la Invasión”.

Las marchas se llevaron a cabo pese a las restricciones impuestas por el nuevo coronavirus, causante de la COVID-19. Miles de personas se reunieron en un parque del centro de Sídney, pese a las amenazas de multas y detenciones de la policía al superar el máximo de 500 personas permitido en tiempos de pandemia.

En otras ciudades grandes como Melbourne hubo protestas similares. Los indignados llevaban pancartas en las que se podía leer eslóganes como; “No hay ningún orgullo en cometer un genocidio”, y, “Están en tierra robada”, entre otros.

Presentes en Australia desde hace al menos 40 000 años, los pueblos originarios, cuyo número estaba estimado en un millón cuando llegaron los colonos en 1788, solo representan actualmente el 3 % de los 25 millones de australianos. Son, en gran medida, la población más desfavorecida del país con elevadas tasas de pobreza y encarcelamiento. Su situación sanitaria es peor.

El Día de Australia, que se estableció formalmente en 1994 como festivo, ha suscitado vivos debates en los últimos años. Pese a estas protestas y la campaña para cambiar la fecha de la fiesta nacional, o incluso abolirla, el Gobierno conservador del primer ministro Scott Morrison, y los seguidores de derecha defienden la celebración del 26 de enero.

mrz/rba