• El expresidente de Argentina, Mauricio Macri, ofrece un discurso en una rueda de prensa.
Publicada: viernes, 29 de mayo de 2020 17:19
Actualizada: viernes, 29 de mayo de 2020 18:01

Un fiscal federal de Argentina abre una investigación contra el expresidente Mauricio Macri por supuesto espionaje ilegal a aliados y opositores.

El fiscal Jorge Di Lello ha imputado este viernes a Macri por espionaje ilegal de al menos 80 políticos, funcionarios, escritores y líderes sociales tanto oficialistas como opositores, a raíz de una denuncia presentada por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

La actual titular de la central de inteligencia, Cristina Caamaño, presentó el pasado martes una denuncia contra la cúpula del organismo durante el Gobierno anterior, reclamando que desde junio de 2016, a los pocos meses de la asunción de Macri, “se realizó espionaje sobre correos electrónicos privados”, sin ningún aval judicial.

El fiscal tomó la decisión luego de haber analizado pruebas aportadas por la actual AFI que trata, sobre todo, de información recuperada de un disco duro que había sido borrado. En dicho disco, se habrían encontrado rastros digitales que demuestran la conexión de dispositivos externos que almacenaban información de inteligencia sobre personas vinculadas a la actividad política de Argentina.

 

Di Lello ha recordado que el Ministerio Público del país ya había promovido investigaciones en ocasiones anteriores sobre hechos de este tipo y cree que, con los elementos presentados en la actual denuncia, “corresponde iniciar la instrucción penal correspondiente”.

Además que Macri, el fiscal ha imputado a exfuncionarios de la AFI, entre ellos, el exdirector de la AFI, Gustavo Arribas, el ex jefe de Gabinete del organismo, Darío Alberto Biorci, y la exsubdirectora Silvia Majdalani.

Al asumir como presidente, Macri designó a su amigo personal Gustavo Arribas al frente de la AFI, a pesar de que no tenía experiencia alguna en el manejo de los servicios de inteligencia. No obstante, la gestión de Arribas estuvo marcada por la polémica, con frecuentes denuncias de espionaje ilegal, además de que la Policía de Brasil reveló que había cobrado 850 mil dólares de “propinas” por parte de Leonardo Meirelles, uno de los arrepentidos de la megacausa de corrupción conocida como Lava Jato.

Asimismo, Arribas quedó involucrado en la investigación internacional “Panama Papers” sobre lavado de dinero y evasión fiscal, pero la justicia argentina decidió cerrar ambas causas.

nkh/lvs/mrz/mjs