• El príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman al Saud (dcha.), durante una visita en Estados Unidos, 22 de marzo de 2018.
Publicada: viernes, 8 de junio de 2018 2:24

Arabia Saudí esta instrumentalizando en su totalidad su legislación antiterrorista para encarcelar y torturar a los disidentes y reformistas políticos.

“(…) nadie debe ser engañado y creer que Arabia Saudí está luchando por una forma de gobierno más abierta y pluralista (…) La verdad es todo lo contrario”, dijo el relator especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para la lucha antiterrorista Ben Emmerson, entrevistado el jueves por el diario británico The Independent.

La declaración de Emmerson se da en base a informes sobre una visita reciente que ha tenido un panel de la ONU al reino árabe, en momentos que se supone que el príncipe heredero saudí, Mohamad Bin Salman al Saud está llevando a cabo una aserie de reformas.

“Lo que estamos presenciando es un régimen que estrecha su control sobre el tejido social de la sociedad, ahogando todas las formas de debate abierto, sofocando a la sociedad civil, silenciando la voz de la reforma y encarcelando a quienes luchan por la modernidad”, añade el funcionario.

La ola más reciente de arrestos en mayo eleva el número de detenidos políticos a cientos. Muchos son activistas de alto perfil y defensores de la democracia acusados ​​de delitos políticos vagos y denunciados como traidores, continua el informe.

Asimismo, advierte de que la dinastía gobernante de Al Saud “no puede sobrevivir a las fuerzas del cambio”, agregando a la vez que los últimos arrestos de activistas “no fueron las acciones de un gobierno que confía en que goza del apoyo popular entre la gente”.

Nadie debe ser engañado y creer que Arabia Saudí está luchando por una forma de gobierno más abierta y pluralista (…) La verdad es todo lo contrario”, dijo el relator especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para la lucha antiterrorista Ben Emmerson.

 

El régimen de Riad sufre constantes críticas por violar los derechos humanos de sus ciudadanos y, sobre todo, de los activistas. Arabia Saudí sigue siendo uno de los países más restrictivos del mundo para las mujeres, a las que por ejemplo se les obliga a contar con la aprobación de un pariente masculino para tomar decisiones importantes.

Es de mencionar, entre otros casos, la reciente detención por parte del régimen de Al Saud al destacado militante de los derechos humanos Mohamed al-Bayadi en el marco de la campaña de represión emprendida por Riad contra los defensores de los derechos de las mujeres

En este sentido, el pasado mes de mayo en un informe de Amnistía Internacional (AI) calificó de “sin sentido” las supuestas reformas de Bin Salman.

aaf/lvs/fdd/rba

Comentarios