• El ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas, habla con los periodistas en Berlín, 17 de marzo de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 9 de mayo de 2020 18:04

El Gobierno Alemán insiste en que EE.UU. y la Unión Europea (UE) deben cooperar para mantener la economía mundial en marcha pese a la pandémica de COVID-19.

“Ahora debemos trabajar juntos para mantener la economía mundial en marcha y hacer que el comercio mundial vuelva a funcionar” a pesar de la crisis de la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la enfermedad COVID-19, ha dicho este sábado el ministro alemán de Relaciones Exteriores, Heiko Maas, agregando que “Estados Unidos y la UE juntos tienen una influencia extraordinaria” que pueden y deben usar en el escenario internacional.

Insiste, a su vez, en que “nadie puede hacer esta hazaña solo”. Todo el mundo defiende una base común de valores y entre las naciones “existen muchos más intereses comunes que los opuestos”, añade.

Asimismo, ha mencionado que la Presidencia alemana del Consejo de la Unión Europea va a desempeñar un importante papel en la gestión de la crisis, afirmando que las expectativas del Gobierno de Alemania, el mayor Estado miembro de la Unión Europa, eran enormes antes de la crisis, pero ahora han vuelto a subir.

 

En otra parte de sus declaraciones aduce que, “junto con la integración europea, la relación transatlántica es y seguirá siendo el pilar más importante de la política exterior” de su país.

A principios de abril, las autoridades alemanas denunciaron que un cargamento de 200 mil mascarillas para la Policía de Berlín fue confiscado en Bangkok, capital de Tailandia, y acusaron a EE.UU. de ser el autor de esta “piratería moderna”, de que, usando métodos del salvaje oeste, se había apropiado de dicho material en medio de la pandemia.

El egoísmo y las medidas hostiles de Estados Unidos han afectado, asimismo, a Francia, país que ha denunciado que Washington compró un avión cargado de mascarillas producidas en China destinadas a los franceses. Por si fuera poco, el 4 de abril, Trump ordenó a las empresas de su país dejar de exportar mascarillas a Canadá y América Latina.

La ineptitud y deshonestidad del gobernante neoyorquino en el manejo de la pandemia, que ha dejado a los observadores extranjeros y a los estadounidenses boquiabiertos, está cortando todos los puentes entre EE.UU. y el resto de la comunidad internacional.

EE.UU. encabeza la lista de las naciones con más contagios y muertos por el coronavirus, con más de 1,3 millones de casos diagnosticados y aproximadamente 79 000 decesos.

mrp/rba/nii/