• El canciller alemán, Heiko Maas (dcha.), y su par estadounidense, Mike Pompeo, ofrecen una rueda de prensa, Berlín, 31 de mayo de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 6 de junio de 2019 16:30

El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, viaja a Irán, en un intento por “salvar” el acuerdo nuclear, cuya vigencia está en juego por culpa de EE.UU.

Maas, el primer diplomático alemán que viaja al país persa en más de dos años, tiene previsto mantener el próximo lunes una cita con su homólogo iraní Mohamad Yavad Zarif, en Teherán (capital iraní), según un portavoz del Ministerio alemán de Asuntos Exteriores, citado este jueves por el portal local Deutsche Welle (DW).

La visita, de acuerdo con la fuente, forma parte de los intentos de Europa para “salvar” el acuerdo nuclear firmado en 2015 entre Irán y el Grupo 5+1 —integrado entonces por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania— después de que EE.UU. se retiró del mismo en mayo de 2018 y reimpuso varias rondas de sanciones férreas contra el país persa.

La publicación añade que el ministro alemán de Asuntos Exteriores, que ha “coordinado” la visita con el Reino Unido y Francia, busca, de hecho, hallar una vía para mantener a Irán en el pacto, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés).

Leer más: Alemania ve “necesario” acuerdo nuclear para seguridad de Europa

Mass también ha señalado que habló también del plan con el secretario estadounidense de Estado, Mike Pompeo, en una reunión que mantuvieron la semana pasada en Berlín, capital de Alemania, subraya DW, antes de destacar que las preparaciones del viaje “han irritado a EE.UU.”.

 

La gira de Mass por Oriente Medio empezará mañana viernes y llegará a Irán el próximo lunes luego de visitar Jordania y los Emiratos Árabes Unidos (EAU).

La decisión de Washington puso en alerta a Europa

El presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció el 8 de mayo de 2018 la retirada de su país del PIAC y reactivó todas las sanciones contra Irán, una medida unilateral ampliamente criticada por la comunidad internacional, salvo por algunos aliados de la Casa Blanca, como el régimen israelí.

Irán, con paciencia, esperó un año para que el resto de los signatarios actuara contra la medida unilateral y hostil de Washington, pero, transcurrido el año, Irán seguía ajeno a los beneficios previstos en el pacto, y por tanto decidió en reciprocidad no cumplir con algunos de sus compromisos. De igual modo, estableció un plazo de 60 días a sus socios europeos para que cumplan las responsabilidades adquiridas con Teherán. Europa rechazó el “ultimátum” de Irán, pero prometió “trabajar para salvaguardarlo”.

Irán, aun comprometido con lo suscrito, denuncia la inacción de Europa ante el unilateralismo de EE.UU. y pide medidas concretas para salvar el acuerdo nuclear.

Los signatarios no europeos del acuerdo, es decir, Rusia y China, consideran que la decisión de Teherán es culpa de Washington.

ask/lvs/mjs

Comentarios