• CPI autoriza investigar crímenes de guerra de EEUU en Afganistán
Publicada: jueves, 5 de marzo de 2020 17:30
Actualizada: jueves, 5 de marzo de 2020 19:35

La Corte Penal Internacional (CPI) autoriza el inicio de la investigación sobre crímenes de guerra y de lesa humanidad cometidos en Afganistán, sobre todo por EE.UU.

La fiscal está autorizada a comenzar una investigación por presuntos crímenes cometidos en el territorio de Afganistán después del 1 de mayo de 2003”, ha informado este jueves Piotr Hofmanski, juez de la CPI, con sede en La Haya (Países Bajos), durante una sesión abierta.

Esta decisión, viene precedida de una primera petición por parte de la fiscal jefe de la CPI, Fatou Bensouda, presentada a la Corte en 2017 y rechazada en abril de 2019, después de que Estados Unidos revocara el visado de Bensouda, por investigar los mencionados crímenes en ese país devastado por la guerra y de amenazar con tomar “medidas adicionales, incluidas sanciones económicas si la CPI no cambia su política”.

Hofmanski hizo una dura crítica a la decisión del año pasado tomada por una sala de cuestiones preliminares, que dijo que esta investigación no “serviría a los intereses de la justicia” porque las perspectivas de éxito de la Fiscalía eran “extremadamente limitadas”, y ha declarado que la única función de los jueces de la sala de cuestiones preliminares era “considerar si había una base fáctica para proceder con la investigación”.

 

Sin embargo, y conforme al artículo 15 del Estatuto de Roma, cuyo objetivo es llevar ante la justicia a los responsables de crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y genocidios y autorizar al fiscal a “iniciar una investigación sobre la base de información acerca de un crimen de la competencia de la Corte”, la Sala ha aceptado escuchar argumentos orales que pudiesen acreditar dicha investigación en diciembre de 2019.

En 2003 Afganistán se convirtió en un miembro del Estatuto de Roma; pero, el país norteamericano no ha ratificado este Estatuto y desde entonces, lleva a cabo una campaña multifacética contra la CPI, aduciendo que esta puede comenzar enjuiciamientos motivados políticamente contra ciudadanos estadounidenses.

La Fiscalía de la CPI indica que “los miembros de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos perpetraron crímenes de guerra de tortura y crueldad, atentados contra la dignidad personal, violencia sexual y violaciones”, ha denunciado Hofmanski.

Esta apertura de investigación ocurre unos días después de que el Gobierno estadounidense rubricara el 29 de febrero un “acuerdo de paz” con los talibanes, el cual apunta a terminar la invasión de 19 años en Afganistán y dispone que los 13 000 soldados que tiene EE.UU. en territorio afgano deberán irse en un plazo de 14 meses.

La intervención militar en Afganistán, en 2001, de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), encabezada por EE.UU., tenía supuestamente como objetivo derrocar al grupo Talibán, “luchar” contra los extremistas e intensificar la lucha antidrogas, pero no ha hecho sino agravar la situación en el país asiático, que, transcurridas unas dos décadas de esta injerencia, es más inseguro que nunca.

Por otra parte, en un informe publicado en abril de 2019, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reveló que los ataques de Estados Unidos en Afganistán son más mortíferos para los civiles que los atentados de los grupos armados como Talibán.

mrp/lvs/fmk/rba