• Un misil Quds de fabricación local yemení exhibido en una feria militar celebrada en algún lugar de Yemen.
Publicada: martes, 24 de noviembre de 2020 6:34

Un funcionario de Ansarolá de Yemen señala que el misil Quds 2 que golpeó la petrolera saudí Aramco es capaz de alcanzar los territorios ocupados palestinos.

El domingo, el Ejército yemení atacó con un misil Quds 2, de producción nacional, la estación de distribución de Aramco en la ciudad de Yida, situada en el oeste de Arabia Saudí.

El portavoz del Ejército de Yemen, el teniente general Yahya Sari, destacó que dicho misil, que impactó con alta precisión el blanco apuntado, entró recientemente en servicio, después de pasar exitosas pruebas prácticas en el territorio saudí.

Se prevé mejorar el alcance del misil que golpeó [el lunes] Yida para que pueda llegar hasta el puerto de la ciudad de Eilat” ubicada en el sur de los territorios ocupados palestinos, ha aseverado este martes Abdul Wahab al-Mahbashi, un miembro del Consejo Político del movimiento popular Ansarolá.

Eilat es una ciudad turística y portuaria, que se encuentra a orillas del golfo de Aqaba, muy próxima a Arabia Saudí. Los expertos en temas militares destacan las capacidades misilísticas de Yemen, cuyos misiles han impactado anteriormente hasta en tierras remotas en el noroeste de Arabia Saudí.

Todas las naciones de la región deberían estar al lado de los pueblos de Yemen y Palestina, para que puedan hacer frente a los agresores”, ha remarcado Al-Mahbashi.

 

El vocero de la coalición militar liderada por Riad en la guerra contra Yemen, Turki al-Malki, confirmó el impacto del misil yemení a Aramco, indicando que Ansarolá apuntó contra “el núcleo de la economía global”.

Las fuerzas yemeníes han atacado en varias ocasiones con misiles y drones la petrolera saudí Aramco, empresa que controla el pulso económico de la monarquía árabe, y advierten a los saudíes de más ataques de represalia si no ponen fin a su agresión y el bloqueo contra el país más pobre del mundo árabe.

En uno de los casos más severos, las fuerzas yemeníes atacaron en septiembre de 2019 instalaciones petroleras vitales ubicadas en el este de Arabia Saudí. Los ataques provocaron “una suspensión temporal de la producción en las plantas de Abqaiq y Khurais”. Condujo a la interrupción de aproximadamente 5,7 millones de barriles de crudo, o alrededor del 50 por ciento de la producción total.

mnz/ktg/krd/mkh