• Un trabajador yemení desinfecta calles ante la propagación del COVID-19, Saná, capital, 23 de marzo de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 26 de marzo de 2020 8:11
Actualizada: jueves, 26 de marzo de 2020 9:38

El movimiento popular yemení Ansarolá celebra la decisión de Arabia Saudí y sus aliados de aceptar el alto el fuego en medio de la lucha contra el COVID-19.

En el quinto aniversario de la guerra, los agresores a Yemen acordaron la tregua solicitada por el enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Yemen, Martin Griffiths, a raíz de la propagación del nuevo coronavirus 2019 (COVID-19) en el mundo.

El vocero de la coalición saudí, el coronel Turki al-Maliki, anunció la noche del miércoles que Riad apoya la decisión del “gobierno” del expresidente fugitivo yemení Abdu Rabu Mansur Hadi de aceptar la solicitud de la ONU y suspender ataques contra los yemeníes.

El presidente del Comité Supremo Revolucionario yemení, Muhamad Ali al-Houthi, ha celebrado la decisión en un mensaje dejado este jueves en su cuenta en Twitter.

“Celebramos el apoyo de la coalición (saudí) a declarar un alto el fuego, reducir las hostilidades y dar pasos prácticos para construir la confianza entre ambas partes a nivel humanitario y económico”, ha indicado Al-Houthi, antes de mencionar que espera la materialización de las metas previstas.

 

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, recibió el miércoles con agrado los llamamientos realizados por algunos grupos para un cese del fuego inmediato en sus conflictos debido al nuevo coronavirus, y señaló que está observando que emerge una consciencia de que es momento de concentrarse en el combate contra la pandemia.

Los hechos se produjeron después de que Guterres llamara el lunes a detener las guerras en todo el mundo para hacer frente a un enemigo común, el COVID-19. “La furia del virus ilustra la locura de la guerra. Por eso, hoy hago un llamamiento a un alto el fuego global inmediato en todos los rincones del mundo”, señaló.

El virus desconocido, que fue detectado por primera vez en diciembre en la ciudad china de Wuhan, ha contagiado a casi todos los países del mundo. Actualmente, los datos globales indican que la rápida propagación del COVID-19 ha infectado a 471 821 personas, de las cuales 21 297 han muerto.

ask/lvs/hnb

Comentarios