• Un avión de combate F-16 de Arabia Saudí que participa en ofensiva contra Yemen.
Publicada: viernes, 6 de marzo de 2020 11:20

Ansarolá afirma que asesores estadounidenses y británicos deben bajar la tensión en la región, ya que son ellos quienes provocan la continuación del conflicto.

“(El canciller británico) Dominic Raab ha perdido el rumbo y se equivoca. Para reducir la tensión tenía que reunirse con expertos británicos y estadounidenses en la sala de operaciones conjuntas, ya que son ellos quienes fomentan la guerra y suben las tensiones (contra Yemen)”, así escribió el jueves en un tuit, el presidente del Comité Supremo Revolucionario yemení, Mohamad Ali al-Houthi

Con este tuit, el alto responsable de Ansarolá respondió al ministro británico de Asuntos Exteriores, que el mismo jueves había pedido bajar las tensiones en Yemen y la región.

Al-Houthi, además, le recordó al canciller británico acerca de la incursión de un avión agresor de la llamada coalición saudí tipo Tornado que la defensa aérea yemení derribó hace 2 semanas mientras realizaba “misiones hostiles” en la provincia de Al-Jawf, en el norte del país árabe.

No obstante, y sumándose a esta iniciativa añadió:Estamos de acuerdo con el ministro para detener la agresión criminal (por la llamada coalición saudí con apoyo del Reino Unido y EE.UU.), no para reducirla.

Esto es mientra que últimamente y gracias a la tecnología avanzada que han obtenido en el campo de misiles balísticos y drones, el Ejército yemení y las fuerzas de Ansarolá ya han lanzado decenas de ataques de represalia contra el régimen saudí y sus aliados tanto dentro como fuera del territorio yemení y les han infligido enormes pérdidas.

 

Según los expertos, hay un gran progreso en la estrategia de ataque del movimiento popular Ansarolá, que apoya al Ejército yemení, en la guerra contra Arabia Saudí, que, de hecho, no puede superar la autosuficiencia militar yemení.

Desde el mes pasado, con la llegada del Ejército de Yemen y fuerzas de Ansarolá a las cercanías de las ciudades de Marib y Al-Hazm (capital de la provincia norteña de Al-Jawf), el partido Al-Islah y los partidarios del fugitivo expresidente yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi, han recurrido a la mediación local y regional para detener el avance de las fuerzas yemeníes.

El sábado, el Ejército de Yemen rodeó la ciudad de Al-Hazm y ocupó una serie de posiciones en dicha ciudad, razón por la cual logró tomar más del 70 por ciento de la región y el domingo, tras intensos combates y la salida de fuerzas pagadas por Arabia Saudí, tomó el control de esta ciudad estratégica.

Desde marzo de 2015, Arabia Saudí y sus aliados, incluidos EE.UU., cometen crímenes de guerra en Yemen con todo tipo de armas con el fin de hacer fracasar a los combatientes de Ansarolá.

Los ataques saudíes, en muchas ocasiones perpetrados con aeronaves y bombas fabricadas en países occidentales, han dejado más de 100 000 yemeníes muertos, la mayoría de ellos civiles. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) calcula que, si la guerra no se detiene, la cifra de víctimas mortales llegará a los 500 000 para finales del año 2020.

mag/ktg/nlr/hnb