• Un niño y su madre en un cementerio en Saná, la capital yemení, 1 de septiembre de 2017.
Publicada: sábado, 30 de septiembre de 2017 0:48

La ONU ha aprobado una resolución que prevé el envío de investigadores independientes a Yemen para examinar los crímenes de guerra en dicho país.

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDHNU) ha aprobado este viernes una resolución que facilita realizar investigaciones independientes sobre los crímenes de guerra cometidos por Arabia Saudí en Yemen, donde desde hace más de dos años lleva a cabo una campaña bélica.

La resolución, impulsada por Canadá y los Países Bajos, ha sido aprobada, a pesar de las fuertes presiones ejercidas por parte de Arabia Saudí contra los Estados miembros del CDHNU para tratar de impedir que se realicen investigaciones sobre sus crímenes en el territorio yemení, atrocidades que organizaciones pro derechos humanos aseguran que podrían llegar a constituir crímenes de guerra.

Además de Riad y varios de sus aliados árabes, Francia y el Reino Unido —dos de los principales proveedores de armas a Arabia Saudí— intentaron descarrillar la resolución, pero se quedaron satisfechos con una modificación que limita la capacidad de los investigadores para denunciar ante entes legales internacionales a los responsables de los crímenes contra los civiles yemeníes.

 

De este modo, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Zeid Raad al-Husein, conformará un equipo compuesto por tres expertos independientes que viajarán a Yemen y, en un periodo de 12 meses, presentarán los resultados de sus investigaciones.

El director ejecutivo de la organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW), Ken Roth, ha alabado el hecho de que se haya aprobado la resolución, a pesar de las “extorsiones saudíes” y los esfuerzos de Londres y Washington para impedirla.

En marzo de 2015, Arabia Saudí lanzó una ofensiva militar contra Yemen, prescindiendo del permiso de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en un intento por eliminar de la ecuación al movimiento popular yemení Ansarolá y restaurar en el poder al expresidente fugitivo, Abdu Rabu Mansur Hadi, un estrecho aliado de Riad. La acometida ha dejado unos 33.395 muertos y heridos hasta el momento.

hgn/ctl/ftn/mkh

Comentarios