• Maduro, dispuesto a dialogar con Biden: Injerencias son “game over”
Publicada: sábado, 19 de junio de 2021 7:42
Actualizada: sábado, 19 de junio de 2021 10:04

Maduro denuncia que Biden no ha ejercido cambio alguno en la política de EE.UU. hacia Venezuela, si bien expresa disposición a “recomponer diálogo” con Washington.

“No ha habido ni una señal por parte de Biden. Lo único distinto que podría escucharse en algunos voceros de la Casa Blanca y del Departamento de Estado, es que ellos están de acuerdo con un diálogo político entre venezolanos, sin intervención, para buscar cambios políticos democráticos en el país. Es lo único, pero diría que es una señal muy tímida”, dijo el viernes el mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro.

En una entrevista concedida al portal estadounidense Bloomberg, Maduro repudió, de este modo, la falta de un cambio de enfoque entre la Administración actual de EE.UU., presidida por Joe Biden, y la de su antecesor, Donald Trump, quien, durante los cuatro años de su mandato (2017-2021), impulsó una campaña dura de sanciones e injerencias contra el país suramericano, persiguiendo el meta ulterior de derrocar el Gobierno chavista.

Injerencia en Venezuela, “game over”

Asimismo, dejó en claro que nunca va a ceder, si EE.UU. sigue con la misma postura intervencionista y hostil de Trump. Cualquier exigencia de cambios en la política interna es “game over”, recalcó.

Pidió que cese, desde el Departamento de Estado, “la demonización de Venezuela, de la Revolución Bolivariana y del presidente Nicolás Maduro”.

De hecho, subrayó que los venezolanos nunca se arrodillarán y traicionarán su legado, y que nunca dejarán “convertirse en una colonia […] y en un protectorado”.

 

Venezuela se dispone a reconstruir los nexos con EEUU

Pese a todo ello, Maduro aseguró que Caracas “aspira reconstruir las relaciones con las élites gobernantes de Washington”. “Esperamos algún día recomponer los caminos del diálogo y del entendimiento”, agregó.

En este sentido, hizo una invitación “a los inversores estadounidenses para que no se queden atrás” y a visitar Venezuela para conocer las potencialidades económicas en las que pueden invertir.

La política exterior de Washington hacia Caracas, principalmente en la era Trump, tuvo como eje presionar a Maduro para que este se doblegue ante los intereses del país norteamericano. En esta vía, EE.UU. recurrió a todos los métodos posibles, ya sea la imposición de embargos, o amenazas bélicas e incitar actos vandálicos y desestabilizadores.

Las autoridades venezolanas, así como varios grupos pro derechos humanos, denuncian que el férreo bloqueo de EE.UU. ha sumido a Venezuela en condiciones difíciles.

Mientras tanto, algunos demócratas han manifestado que Estados Unidos debería reconsiderar su política.

Entre otros, el congresista demócrata Jim McGovern, en una carta enviada el lunes a Biden, le pidió que “corrigiera el rumbo de la política” de EE.UU. hacia Venezuela y levante sanciones contra este país suramericano.

Efectivamente, dijo que las medidas restrictivas impuestas por Washington han desatado una crisis en Venezuela que ya es “asunto de vida o muerte”, por lo que rechazó las afirmaciones de los funcionarios estadounidenses que tratan de afianzar la idea de que “las sanciones afectan al Gobierno y no al pueblo”.

tqi/mrg