• Sistema de defensa aérea S-300VM, de fabricación rusa, presentado en un desfile militar del Ejército venezolano en Caracas, la capital.
Publicada: sábado, 9 de febrero de 2019 0:00
Actualizada: sábado, 9 de febrero de 2019 0:30

Una imagen satelital muestra que el Ejército venezolano está preparando los sistemas antiaéreos S-300 para responder a un eventual ataque militar de EE.UU.

Como revela una imagen publicada el jueves por el operador israelí de satélites comerciales ImageSat International (ISI), por primera vez, se puede observar un sistema de defensa aérea S-300VM, de fabricación rusa, en la base aérea Capitán Manuel Ríos, sita en el estado Guárico, en el norte del país bolivariano.

El despliegue de los sistemas S-300 probablemente está vinculado a los preparativos del Gobierno venezolano para responder ante una posible invasión militar por parte de Estados Unidos y sus aliados.

Con la adquisición de sistemas S-300VM de medio alcance, Venezuela creó, a finales del 2013, un sistema de defensa antiaérea escalonada que está integrado por cañones antiaéreos ZU-23, sistemas de misiles Buk-2M, Pechora-2M y S-300VM rusos, capaces de interceptar toda clase de objetivos, sea misiles o aviones en un rango de hasta 200 kilómetros.

El mismo jueves, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Maria Zajárova, informó de que Washington ya había tomado la decisión de una intervención “enérgica” contra Venezuela para acabar con el Gobierno legítimo del presidente Nicolás Maduro.

Desde Washington siguen llegando señales sobre la posibilidad de usar el escenario de la fuerza para derrocar a las autoridades legítimas de Venezuela, incluso a través de la intervención militar directa”, declara la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Maria Zajárova.

“Desde Washington siguen llegando señales sobre la posibilidad de usar el escenario de la fuerza para derrocar a las autoridades legítimas de Venezuela, incluso a través de la intervención militar directa”, aseguró Zajárova mientras enfatizaba que la Casa Blanca habla “abiertamente” de estas opciones.

La tensión política entre Caracas y Washington se ha intensificado desde el pasado 23 de enero cuando el líder opositor, Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional (AN) venezolana —declarada en desacato en 2016 y controlada por la oposición— se autoproclamó “presidente interino” del país. De inmediato, el Gobierno de EE.UU. lo reconoció y advirtió que “todas las opciones estaban sobre la mesa” para apoyar a los golpistas.

El pasado 29 de enero, salió a la luz una nota del asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, revelando un posible plan para el envío de 5000 soldados norteamericanos a Colombia para una posible intervención en Venezuela.

En respuesta, el presidente venezolano ordenó la creación de 50 000 “unidades de defensa” en todo el país a fin de lograr un mejor nivel de organización del Ejército ante las conspiraciones urdidas desde el extranjero.

myd/ctl/fmk/mjs

Comentarios