• El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ofrece una rueda de prensa a medios internacionales, 25 de enero de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 25 de enero de 2019 18:10
Actualizada: viernes, 25 de enero de 2019 19:31

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha repudiado este viernes la “insolencia” de España al reclamar a Caracas elecciones presidenciales anticipadas.

“Nos plantamos frente a España, como siempre nos hemos plantado ante su racismo, ante su discriminación”, ha subrayado el mandatario, que aun así ha indicado que “no le importa” si los diplomáticos de Madrid dejan o no el territorio venezolano.

“Que se vayan rápido, con todo su personal y su embajador, hoy mismo (…) seremos más felices sin ellos, sin su complejo de superioridad”, ha dicho Maduro en una rueda de prensa celebrada en el palacio presidencial.

El mandatario ha calificado de “insolente” en particular la declaración del ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, que este mismo viernes ha exigido que Venezuela fije un “plazo temporal” para convocar elecciones anticipadas, amenazando de lo contrario con reconocer a Juan Guaidó como mandatario venezolano.

Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional (AN) venezolana, se proclamó el miércoles “presidente encargado” del país para forzar la salida de Maduro de la jefatura del Estado. El pronunciamiento de Guaidó recibió de inmediato el respaldo del presidente de EE.UU., Donald Trump.

Nos plantamos frente a España, como siempre nos hemos plantado ante su racismo, ante su discriminación”, ha subrayado el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

 

Maduro ha dicho que, si los españoles quieren elecciones que las hagan en España, puesto que el presidente de su propio Gobierno, Pedro Sánchez, “no fue electo en ningún voto popular”, según ha recordado.

El mandatario ha recordado también que España apoyó el golpe de Estado fracasado contra el fallecido presidente Hugo Chávez, por lo que sus gobernantes no tienen ninguna autoridad moral para dar lecciones a Venezuela.

El pueblo venezolano, ha asegurado Maduro, no aceptará que “imperio alguno” imponga Gobiernos por vías extraconstitucionales. En respuesta a las injerencias de EE.UU. en Venezuela al apoyar a Guaidó, el mandatario ordenó el mismo miércoles la ruptura de las relaciones Caracas-Washington.

Ayer jueves, los líderes de las formaciones políticas Podemos e Izquierda Unida (IU), Pablo Iglesias y Alberto Garzón, respectivamente, llamaron a España y a la Unión Europea (UE) a impulsar una “mediación pacífica” en Venezuela, en vez de defender “un golpe de Estado”.

snz/mla/tmv/rba

Comentarios