• Alexandr Zajarchenko, líder de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD).
Publicada: domingo, 7 de febrero de 2016 18:44
Actualizada: domingo, 7 de febrero de 2016 19:23

La insistencia de EE. UU. en implementar reformas en Ucrania obedece a sus propios intereses, denuncia el líder de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD), Alexandr Zajarchenko.

Esta denuncia se produce luego de que la Casa Blanca llamara al Gobierno de Kiev a continuar las reformas tras la renuncia del ministro ucraniano de Desarrollo Económico y Comercio, Aivaras Abromavicius, quien ha explicado su decisión por el bloqueo a las reformas por parte del entorno del presidente, Petro Poroshenko.

Es ingenuo creer que a EE. UU. le importa la economía ucraniana, Washington tiene sus propios intereses”, ha indicado Alexandr Zajarchenko, líder de la autoproclamada República Popular de Donetsk. 

Es ingenuo creer que a EE. UU. le importa la economía ucraniana, Washington tiene sus propios intereses”, ha recalcado este domingo Zajarchenko.

Para el líder de la PRD, lo que Washington busca en Ucrania no es reconstruir las ruinas y recuperar la industria del país, sino proporcionar una excusa para los créditos que el Fondo Monetario Internacional (FMI) intenta otorgar a Kiev.



Zajarchenko ha alzado su voz para denunciar también la participación de EE. UU. en el golpe de Estado perpetrado en 2014 contra el expresidente Víctor Yanukóvich, intriga cuyo objetivo era, precisamente, “favorecer los intereses personales de los políticos ucranianos corruptos y sus amos oligarcas”.

El anterior presidente ucraniano fue derrocado en febrero de 2014. Se sospecha que Estados Unidos y sus aliados orquestaron su caída para después, desoyendo la voluntad del pueblo ucraniano, instalar un Gobierno proccidental que asegurara sus intereses en ese país.

Tras las elecciones del 25 de mayo de ese año, en las que no participaron las regiones orientales de Donetsk y Lugansk por su disconformidad con el derrocamiento de Yanukóvich, Petro Poroshenko se convirtió en presidente de Ucrania.

Desde abril de 2014, cuando Kiev lanzó un operativo militar para acallar a quienes se oponían al derrocamiento del entonces presidente, Víctor Yanukóvich, Ucrania está inmersa en un conflicto que, de acuerdo con las estadísticas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se ha cobrado la vida de unas 8000 personas, además de dejar 1,3 millones de desplazados internos.

En febrero de 2015, las partes alcanzaron un acuerdo en la ciudad bielorrusa de Minsk para establecer un alto el fuego en Ucrania, pese a lo cual los bombardeos continúan y las partes se acusan mutuamente de violar la tregua.

msm/mla/rba

Commentarios