• El ministro turco de Defensa, Hulusi Akar, concede una entrevista al medio británico Channel, 17 de septiembre de 2020.
Publicada: viernes, 18 de septiembre de 2020 21:26

Turquía devuelve el golpe y acusa al presidente francés, Emmanuel Macron, de soñar con ser el nuevo “Napoleón”, al meter la nariz en la tensión turco-griega.

En medio de la creciente tensión en el Mediterráneo oriental, el ministro turco de Defensa, Hulusi Akar, rechazó que su país tenga ambiciones “imperialistas” o trate de implementar las políticas del Imperio otomano en la zona, al tiempo que acusó a Macron de “intentar desempeñar el papel de Napoleón” Bonaparte, sin ni siquiera estar a su altura.

“Él está intentando desempeñar el papel de Napoleón, quien murió hace 200 años. Pero, todos podemos ver que él no es lo suficientemente poderoso ni tiene la altura para hacerlo”, indicó el ministro turco en una entrevista concedida la noche del jueves al canal británico Channel 4.

Akar denunció que el mandatario galo escala la crisis en la región con sus declaraciones y posiciones, y se mostró convencido de que la prolongación de los problemas entre Ankara y Atenas se debe a la postura del Elíseo, mientras todo lo que está haciendo Turquía es “proteger” sus derechos, insistió el ministro.

De igual modo, aseguró que “la Unión Europea (UE) no tiene competencia para establecer normas o trazar fronteras en el Mediterráneo oriental”, por lo que Ankara paralizará la exploración de los recursos energéticos en la zona.

 

Ankara, asimismo, denunció que Atenas “no está interesada en entablar diálogos y busca posponerlos, proponiendo precondiciones”.

Turquía y Grecia mantienen un conflicto respecto a Chipre desde 1963. Años después, los dos países instituyeron administraciones en el norte y en el sur de la isla, respectivamente. Durante muchas décadas, las partes han mantenido conversaciones para resolver la disputa, pero sin ningún resultado. El último intento de negociación, realizado en 2017 en Suiza, también fracasó.

La situación, no obstante, se empeoró después de que Ankara enviara el 10 de agosto su buque de inspección ‘Oruc Reis’, escoltado por varios buques de guerra, para realizar una exploración sísmica en un área sobre la que Grecia y Turquía reclaman tanto soberanía y como jurisdicción.

Desde entonces, ambas partes han realizado varias maniobras navales, mientras se acusan mutuamente de generar caos en la zona en disputa.

ask/ctl/mkh