• El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ofrece un discurso en Estambul, 26 de marzo de 2017.
Publicada: lunes, 27 de marzo de 2017 6:42
Actualizada: lunes, 27 de marzo de 2017 9:58

El presidente turco acusa a las autoridades alemanas de ser facistas porque toleran que esvásticas sean pintadas en las mezquitas del país.

Durante una marcha progubernamental celebrada el domingo en Estambul (noroeste de Turquía), Recep Tayyip Erdogan criticó al Gobierno de Alemania por no tomar las medidas necesarias para frenar a los grupos neonazis, que han comenzado a pintar esvásticas en las mezquitas de todo el país europeo.

“Llaman al presidente de Turquía ‘dictador’, pero cuando les llamamos fascistas, con buenas razones, las autoridades alemanas se sienten ofendidas”, sostuvo.

Llaman al presidente de Turquía ‘dictador’, pero cuando les llamamos fascistas, con buenas razones, las autoridades alemanas se sienten ofendidas”, sostuvo el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

En esta línea, señaló que las autoridades alemanas se muestran indiferentes ante el caso del grupo neonazi Clandestinidad Nacionalsocialista (NSU, por sus siglas en inglés), por el que la banda fue acusada de asesinar a ocho ciudadanos turcos y un griego en un atentado en un barrio turco y de una serie de robos entre 2000 y 2006.

Erdogan también censuró al Gobierno de Berlín por prohibir a la compañía Rheinmetall la venta de algunos de sus productos a Turquía, su aliado de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), mientras vende armas a los grupos terroristas, añadió.

Asimismo, el presidente turco criticó a los países de la Unión Europea (UE), en particular Suiza, por respaldar el "no" en el próximo referéndum constitucional del 16 de abril sobre un aumento de los poderes presidenciales de Erdogan.

“Suiza dio un paso más allá. Sus partidos de izquierda y los terroristas (…) se han reunido y han llevado a cabo una marcha. En el Parlamento suizo cuelgan mi foto con una pistola apuntando a mi cabeza y el Parlamento suizo se queda en silencio ante esto”, objetó.

 

Por su parte, el Ministerio de Exteriores de Turquía convocó el sábado a la cónsul general de Suiza en Ankara, Nathalie Marti, para protestar por la manifestación anti-Erdogan celebrada la misma jornada en la ciudad suiza de Berna.

Suiza, Holanda, Austria y Alemania son los países que prohíben la campaña política pública de Turquía. Esto ha provocado una crisis diplomática en las relaciones de Ankara con Europa. 

En medio de la escalada de tensión, Erdogan lanza acusaciones contra las autoridades europeas, incluso llegándolas a tachar de “fascistas” y “nazis”.

ftn/ctl/msf

Comentarios