• La ministra de Exteriores de Sudán, Mariam al-Sadiq al-Mahdi.
Publicada: lunes, 27 de septiembre de 2021 9:32

Al cumplirse casi un año desde que Sudán acordó normalizar los lazos con Israel, el país africano dice que no hay planes de abrir una embajada israelí en Jartum.

No hay ningún signo de normalización con Israel [...] y no se habla a ningún nivel oficial”, señaló la ministra de Exteriores de Sudán, Mariam al-Sadiq al-Mahdi, en una entrevista con el diario en inglés The National, con sede en Abu Dabi, publicada el domingo.

La máxima diplomática sudanesa aseguró que no hay avances en las relaciones con el régimen de Israel desde la firma del acuerdo de normalización, en octubre de 2020, y detalló que “abolir una ley sobre boicotear a Israel [por el actual gabinete sudanés en abril] no significa que consideremos abrir una embajada israelí en Jartum”.

El entonces presidente estadounidense Donald Trump, quien anunció el 23 de octubre de 2020 la firma del referido pacto, había condicionado la retirada de Sudán de la llamada lista de países patrocinadores del terrorismo con el acercamiento de Jartum al régimen de Tel Aviv.

Sudán dijo en ese momento que el acuerdo de normalización necesitaba la aprobación del Parlamento, que aún no se ha establecido bajo el proceso de transición.

Al-Mahdi, hija del difunto Sadiq al-Mahdi, el exprimer ministro de Sudán y un acérrimo oponente de la normalización con Israel, reiteró, en la entrevista, la necesidad de que el nuevo Parlamento de Sudán aborde la cuestión de los vínculos con Israel antes de que se pueda hacer algo.

“Cualquier decisión a este respecto debe ser tomada por el Parlamento […] durante el período de transición”, dijo.

 

La canciller sudanesa afirmó que un acercamiento a Israel ayudaría a su país mejorar los lazos con Estados Unidos y el Occidente, y dijo que Jartum necesitaba el apoyo de las potencias occidentales para que se uniera a la Organización Mundial del Comercio después de casi dos décadas de intentos fallidos.

“Hemos estado tratando de ser un miembro de la OMC, cuyos términos estipulan que no debe haber boicots entre los Estados miembros. Queremos ser un país abierto al mundo y con diferentes alianzas”, adujo.

El país africano, de este modo, se convirtió en el quinto Estado árabe en normalizar los lazos con Israel. El 15 de septiembre de 2020, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Baréin firmaron en la Casa Blanca los llamados acuerdos de Abraham, que contemplan el establecimiento de las relaciones con Israel, uniéndose así a Egipto y Jordania, que establecieron nexos con el régimen usurpador en 1979 y 1994.

Sin embargo, estos acuerdos proisraelíes han recibido amplias condenas a nivel regional e internacional. En Sudán y en otros países del mundo se han realizado movilizaciones contra la medida que, de hecho, se ha convertido en un punto de discordia en el país africano.

Las autoridades palestinas calificaron la medida de una “puñalada por la espalda” a la causa palestina. Además advierten que la normalización con Israel acabará jugando en contra y socavando la seguridad de los países árabes, pues allanará el terreno para “el establecimiento de una alianza militar” liderada por el régimen sionista en la región.

ftm/msm/mkh