• Un joven que lleva un bebé tiene una lectura de cartón "Su silencio nos está matando", como protesta junto con otros migrantes y refugiados en el campamento improvisado en la frontera entre Grecia y Macedonia, cerca de la localidad de Idomeni, 18 de abril de 2016.
Publicada: lunes, 25 de abril de 2016 2:29
Actualizada: lunes, 25 de abril de 2016 7:37

Un periodista de ‘The Independent’ cuestiona el silencio de medios de comunicación occidentales ante la muerte de 500 refugiados en aguas del Mediterráneo, y el eco mediático que tuvo la muerte del cantante ‘Prince’.

Robert Fisk, periodista del diario británico escribió un artículo titulado “Lloramos a Prince, pero no a 500 refugiados: ¿hemos perdido toda perspectiva?”, en el que indicó que incluso la muerte de cientos de personas inocentes ahogadas en un barco que las trasladaba a Italia en el Mediterráneo no importa, mientras la misma semana murió la estrella de la música pop Prince.

"Pero no hubo fotos del naufragio. No hubo autopsias para ellos, por supuesto", agrega Fisk. "[Los medios] no reflejan que las 500 vidas equivalen exactamente a un tercio del total de las víctimas del Titanic", añade.

Cuando los presentadores de la red de televisión pública expresan sus condolencias al alcalde de Minneapolis y la Torre Eiffel se tiñe de púrpura, con seguridad debe llegar un momento en el que nos preguntemos si nuestro sentido de prioridades no ha perdido la perspectiva. ¿No podría uno de esos tres niños muertos en Kabul convertirse en un 'Prince'? O los niños entre las 500 almas del barco hundido en el Mediterráneo, ¿no podrían convertirse en una 'estrella'?", se preguntó Robert Fisk, periodista del diario británico The Independent

El periodista dijo que mientras los medios de comunicaciones hicieron eco de la autopsia que practicaron los médicos al cantante estadounidense para saber la causa de su muerte, no hubo autopsias para ninguna de las víctimas del naufragio, y tampoco le importaba la noticia para la gente.

Fisk recordó además que esta semana ocurrió otra tragedia, esta vez en Kabul, capital de Afganistán, donde 64 afganos fueron asesinados en la mayor explosión de bomba ocurrida en esa ciudad en 15 años. Fue obra del grupo Talibán y se dirigía a las agencias de fuerzas de seguridad, que supuestamente deben proteger la ciudad.

El ataque de Kabul aniquiló a familias enteras ―a quienes ni siquiera les practicaron autopsias―, mientras que la televisión local mostraba imágenes de ambulancias llenas de heridos, aclaró el periodista.

"Cuando los presentadores de la red de televisión pública expresan sus condolencias al alcalde de Minneapolis y la Torre Eiffel se tiñe de púrpura, con seguridad debe llegar un momento en el que nos preguntemos si nuestro sentido de prioridades no ha perdido la perspectiva. ¿No podría uno de esos tres niños muertos en Kabul convertirse en un 'Prince'? O los niños entre las 500 almas del barco hundido en el Mediterráneo, ¿no podrían convertirse en una 'estrella'?", se preguntó.

En los últimos meses, Europa se ha visto confrontada a una afluencia sin precedentes de refugiados provenientes, sobre todo, de países azotados por el terrorismo como Siria, Irak, Afganistán y otras naciones africanas. Más de un millón de personas se dirigieron a Europa en busca de una nueva vida el año pasado.

A principios del pasado mes de marzo y ante una falta de integración entre los países europeos para tratar de resolver la crisis de desplazados, los Veintiocho llegaron a un controvertido acuerdo con Turquía para expulsar a los inmigrantes del suelo comunitario.

ftm/rha/mrk

Comentarios