• El presidente de Irán, Hasan Rohani, preside la reunión de la Organización de la Gestión de Crisis del país, 24 de marzo de 2019.
Publicada: martes, 26 de marzo de 2019 9:52
Actualizada: lunes, 8 de abril de 2019 9:25

El presidente de Irán, Hasan Rohani, expresa su gratitud a las Fuerzas Armadas por las labores de rescate realizadas en las zonas afectadas por las inundaciones.

En un reunión mantenida este martes con la Organización de la Gestión de Crisis del país, el mandatario persa ha evaluado las tareas de socorro llevadas a cabo por todos los organismos gubernamentales y no gubernamentales desde el inicio de la semana pasada de las lluvias torrenciales que causaron inundaciones y desbordamientos de ríos en el norte, sur, oeste y suroeste del país.

“Se llevó a cabo un gran trabajo en la provincia de Golestán (noreste). Es muy difícil hacer frente a una ciudad plena o parcialmente inundada (…) Agradezco al Ejército y el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) y ojalá que aumenten sus esfuerzos para que el pueblo pueda volver a su casa con la conciencia tranquila y repare sus hogares”, ha aseverado.

Rohani ha insistido en que la evacuación del agua de las localidades tiene que ser la prioridad de los sectores. En esta misma línea, pidió al Ejército y el CGRI que envíen más equipamientos y amplíen sus operativos de ingeniería para sacar el agua de las calles.

Por su parte, Ahmad Hosein Zadegan, el gobernador de la provincia norteña de Mazandarán, donde más de 6000 viviendas fueron dañadas por las inundaciones, ha informado en la reunión de hoy que los aluviones han dejado pérdidas valoradas en casi 100 millones de dólares.

Se llevó a cabo un gran trabajo en la provincia de Golestán (noreste). Es muy difícil hacer frente a una ciudad plena o parcialmente inundada (…) Agradezco al Ejército y el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) y ojalá que aumenten sus esfuerzos para que el pueblo pueda volver a su casa con la conciencia tranquila y repare sus hogares”, dijo el presidente iraní, Hasan Rohani.

 

Las inundaciones comenzaron a registrarse en el norte del país desde el pasado 19 de marzo, cuando empezó a llover de manera sin precedentes, lo que provocó desbordamiento de ríos y presas.

Desde ayer lunes, otras zonas en el suroeste, oeste, y sur del país, como las provincias de Kerman, Juzestán, Ilam y Lorestán, han registrado fuertes precipitaciones, donde no es frecuente un régimen de lluvias de tanta magnitud como el reciente. En Shiraz, 19 personas murieron el lunes y decenas resultaron heridas, según cifras oficiales.

En la actualidad, todo el país se encuentra en alerta. Rohani ordenó ayer a todos los gobernadores provinciales y demás autoridades locales que permanezcan en sus puestos y estén preparados para gestionar posibles crisis derivadas de las inundaciones.

La situación se produce en el período vacacional del Año Nuevo persa, el Noruz, que atrae a muchos turistas.

mjs/ktg/mkh

Comentarios