• Las fuerzas de EE.UU. en la provincia de Al-Hasaka, Siria, 27 de octubre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 30 de marzo de 2021 0:32

El representante permanente de Siria ante las Naciones Unidas vuelve a alzar la voz contra la ocupación de su país por Estados Unidos y Turquía.

“Habría sido más apropiado que el Consejo de Seguridad uniera su voz […] para exigir a Estados Unidos poner fin a la ocupación de los territorios sirios, detener su apoyo a las milicias separatistas y cesar las acciones de saqueo de las riquezas sirias, y también exigir al régimen turco que retire sus fuerzas y detenga su apoyo a las organizaciones terroristas y entidades asociadas”, subrayó el lunes Basam al-Sabaq, según informa la agencia siria oficial de noticias, SANA.

En declaraciones durante una sesión virtual del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), el diplomático sirio denunció que dichos países enviaron miles de terroristas al país árabe y ahora se niegan a repatriarlos y enjuiciarlos por los crímenes que han cometido.

Medidas coercitivas contra Siria es un “terrorismo económico”

En otra parte de sus declaraciones, sostuvo que algunos países miembros del CSNU ignoran deliberadamente los efectos desastrosos de las medidas coercitivas ilegales impuestas a Siria, pues, no buscan implementar la labor humanitaria en el territorio sirio.

De hecho, agregó Al-Sabaq, explotan la plataforma del Consejo de Seguridad para politizar la situación humanitaria en Siria a fin de lograr sus propios objetivos políticos.

 

Conforme enfatizó el aludido representante, las medidas ilegales impuestas al pueblo sirio, incluida la llamada “Ley César” de EE.UU., además de ser el origen de la crisis económica en Siria, representan terrorismo económico y castigo colectivo.

Ante tal coyuntura, demandó al organismo internacional que tome las medidas necesarias “contra todos aquellos que privan a los sirios de beneficiarse de sus riquezas económicas que necesitan con urgencia”.

Tales actos “obstaculizan el proceso de reconstrucción e impiden la creación de un entorno propicio para el regreso voluntario y digno de los refugiados y desplazados a su país”, afirmó para luego agregar que también obstaculizan los esfuerzos para lograr una solución política a fin de restablecer la seguridad y la estabilidad en Siria.

Del mismo modo, se refirió a la “Conferencia de Bruselas sobre Siria”, celebrada la misma jornada del lunes, considerándola como “un mero evento propagandístico inútil”, ya que se realizó sin la presencia del propio Estado sirio.

Fue “una plataforma para atacar a Siria y tratar de ofenderla”, añadió. De hecho, prosiguió, el centro del trabajo humanitario en Siria es Damasco y no cualquier otro país, de ahí que resulte imprescindible respetar el principio de soberanía, unidad e integridad territoriales.

ftn/ctl/hnb