• Un grupo de milicias kurdo-árabes, apoyadas por EE.UU., en una región oriental de Siria.
Publicada: miércoles, 9 de septiembre de 2020 10:21
Actualizada: miércoles, 9 de septiembre de 2020 18:38

Las tribus sirias han logrado expulsar a las milicias apoyadas por EE.UU. de otra región de la provincia de Deir Ezzor, en el este del país árabe.

Conforme ha reportado la agencia de noticias Sputnik, la ciudad de Yadid Aqidat, ubicada en la parte oriental de Deir Ezzor, se convirtió ayer martes en la escena de violentos enfrentamientos entre los combatientes tribales y las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), después de que estos últimos asaltaron a los residentes de la citada localidad y arrestaron a varios civiles.

Indignados por este asalto, los miembros de la tribu árabe Aqidat lanzaron ataques coordinados contra los puestos de las FDS, y capturaron a varios de sus milicianos, para después obligar a los otros a abandonar su territorio.

Las fuentes han agregado que uno de los residentes de la ciudad de Yadid Aqidat, llamado Nayef Al-Husein, resultó gravemente herido durante estos enfrentamientos.

La tribu Aqidat se hizo anteriormente con el control total de dicha ciudad luego de que las tropas de FDS se retiraran brevemente de la zona por los ataques de los combatientes locales; sin embargo, perdió el control de la localidad cuando las milicias regresaron a la zona con el apoyo de las fuerzas de EE.UU.

 

Los residentes de las provincias sirias de Deir Ezzor y Al-Hasaka (noreste), entre otras regiones, han denunciado en reiteradas ocasiones los continuos ataques y arrestos que realizan los aliados de EE.UU. y la inestabilidad que crean, pues han afectado negativamente en sus negocios y medios de subsistencia.

En este contexto, los líderes de las tribus árabes del país levantino han pedido al Gobierno sirio que forme “un ejército tribal” para hacer frente a la presencia de las tropas “ocupantes” de EE.UU. y a sus adláteres en suelo sirio.

Pese a todo lo expuesto, Washington sigue respaldando a estos milicianos y les envía constantemente convoyes militares, equipados con suministros bélicos y logísticos, con el pretexto de luchar contra el grupo terrorista Daesh.

Damasco denuncia el despliegue militar de EE.UU. en su suelo y asegura que el Ejército sirio expulsará a todas las tropas ocupantes, incluidas las estadounidenses. También acusa a las FDS y a las fuerzas estadounidenses de haber cometido todo tipo de crímenes contra el pueblo sirio en las provincias de Al-Hasaka, Al-Raqa, Deir Ezzor y Alepo.

myd/ktg/mnz/mkh