• Fuerzas kurdas portan una bandera en la ciudad de Kobani, norte de Siria, 18 de octubre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 19 de octubre de 2019 16:44

Las milicias kurdas denuncian que Turquía está obstaculizando su salida de la “zona segura” y a la vez amenaza con aplastarles la cabeza si no lo hacen.

Según ha informado este sábado Mazlum Abdi, uno de los comandante de las milicias kurdas en el norte de Siria, a la agencia de noticias francesa AFP, Turquía está saboteando el acuerdo de cese el fuego que alcanzó el jueves con EE.UU. para detener su agresión a dichas milicias en Siria. 

Aunque el pacto de tregua (calificado de “vago” por Damasco) estipula una tregua de 120 horas en la zona y la retirada de los kurdos de la “zona segura” creada por la misma Turquía en Siria, el comandante denuncia que Ankara no lo está cumpliendo y que, además, impide a los kurdos que lo cumplan.

“Los turcos impiden la retirada del sector de Ras Al-Ain [ubicado en la provincia nororiental de Al-Hasaka], impiden la salida de nuestras fuerzas, de civiles y de heridos”, ha confirmado Abdi.

Ha recordado a continuación que el acuerdo negociado por la Administración del presidente norteamericano, Donald Trump, “contiene un punto esencial que estipula la apertura de un corredor bajo el patrocinio de EE.UU.”

Los turcos impiden la retirada del sector de Ras Al-Ain [ubicado en la provincia nororiental de Al-Hasaka], impiden la salida de nuestras fuerzas, de civiles y de heridos”, denuncia Mazlum Abdi, uno de los comandantes de las milicias kurdas en el norte de Siria.

 

Las declaraciones del alto mando castrense kurdo se producen en la misma jornada en que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha amenazado con “aplastar las cabezas” de los kurdos que combaten en la zona si no se retiran en las 120 horas establecidas en el alto el fuego.

LEER MÁS: Erdogan amenaza con reanudar agresión militar en Siria

LEER MÁS: Ankara revela que la agresión contra Siria fue coordinada con EEUU

Erdogan ha puesto de relieve, además, que su país no permitirá el establecimiento de un “corredor terrorista” a lo largo de su línea fronteriza ni se sentarán a negociar con “terroristas”, en alusión a las milicias kurdas, “solo porque algunos Estados lo hacen”.

Los kurdos, que se sienten traicionados por Washington, su antiguo aliado, después de que Trump ordenó la retirada de las tropas estadounidenses del norte de Siria, han subrayado este mismo sábado que Ankara aun sigue atacando sus posiciones en las ciudades septentrionales sirias, como Ras al-Ain: ataques que dejaron el viernes unos 9 muertos y más de 25 heridos entre la población civil, según los medios oficiales sirios.

El viernes, Amnistía Internacional (AI) denunció que se produjeron “crímenes de guerra” durante la agresión turca a Siria. “Las fuerzas militares turcas y grupos armados sirios apoyados por Turquía han mostrado un desprecio vergonzoso por las vidas de los civiles”, denostó el organismo.

El Gobierno sirio, por su parte, además de denunciar el plan turco para crear una zona segura en su suelo, ha llamado tanto a Ankara como a Washington a acabar con su presencia militar ilegal en el país árabe.

La consejera política y de información de la Presidencia de Siria, Buzaina Shaaban, ya dijo el jueves que el término “zona de seguridad” utilizado por los turcos es “incorrecto”, ya que lo que plantea Turquía es, en realidad, una “zona de ocupación”.

mtk/nii/

Comentarios