• Aumentar las zonas verdes en las ciudades reduce la mortalidad.
Publicada: viernes, 22 de noviembre de 2019 10:44

Los parques y jardines urbanos tienen un efecto protector de la salud y su incremento reduce las causas de muerte, revela un nuevo estudio.

De acuerdo con las investigaciones científicas realizadas por el Instituto de Salud Global de Barcelona, los espacios verdes en las ciudades tienen un efecto positivo en la salud, porque reducen el estrés y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, como los ataques de corazón, que, en muchos casos, acaban con la muerte prematura del paciente afectado.

Sin embargo, este es el primer macroestudio que demuestra el efecto protector de las zonas verdes urbanas que usa imágenes de satélite y analiza la evolución de la mortalidad por todas las causas en más de ocho millones de personas, que viven en siete países diferentes: Canadá, EE.UU., España, Italia, Australia, Suiza y China.

Y este fue el resultado: un incremento de las zonas verdes alrededor de los hogares está significativamente asociado con una reducción de la mortalidad prematura.

LEER MÁS: 120 minutos a la semana en la naturaleza, clave para la salud

Esta es la síntesis más grande y completa realizada hasta la fecha sobre el espacio verde y la mortalidad prematura”, dice David Rojas, investigador de ISGlobal y la Universidad Estatal de Colorado y primer autor del estudio, que ha revelado que aumentar las zonas verdes en las ciudades reduce la mortalidad.

Un nuevo estudio revela que aumentar las zonas verdes en las ciudades reduce la mortalidad.


“Esta es la síntesis más grande y completa realizada hasta la fecha sobre el espacio verde y la mortalidad prematura”, dice David Rojas, investigador de ISGlobal y la Universidad Estatal de Colorado y primer autor del estudio, que fue publicado el miércoles en la revista The Lancet Planetary Health.

Además, incrementar los espacios verdes en los núcleos urbanos no sólo mejora la salud de los habitantes de las ciudades, sino que también aumentan la biodiversidad y frenan los impactos del cambio climático, “haciendo que nuestras ciudades sean más sostenibles y habitables”, concluye este estudio.

mrz/ktg/mnz/hnb

Comentarios