• El primer ministro de Rusia, Dmitri Medvedev.
Publicada: miércoles, 25 de noviembre de 2015 9:57
Actualizada: miércoles, 25 de noviembre de 2015 11:00

Turquía hizo un favor a Daesh al derribar un avión ruso por el interés económico que tiene en el petróleo que roba este grupo terrorista de Siria, dice el primer ministro de Rusia, Dmitri Medvedev.

“Eso favoreció a EIIL (Daesh, en árabe) (…) Lo cual no es extraño, pues según informes, una serie de funcionarios de Turquía tiene intereses financieros directos en la compra de petróleo que se produce en las plantas controladas por Daesh”, ha asegurado este miércoles Medvedev.

Eso favoreció a EIIL (…) Lo cual no es extraño, pues según informes, una serie de funcionarios de Turquía tiene intereses financieros directos en la compra de petróleo que se produce en las plantas controladas por Daesh”, afirma el primer ministro de Rusia, Dmitri Medvedev

Recordar que en una entrevista concedida el 29 de octubre a la agencia rusa de noticias Sputnik, John Kiriakou, exagente de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA, por sus siglas en inglés), sindicó a Turquía como la principal vía de tráfico del petróleo robado por los extremistas takfiríes de Daesh.

El premier ruso tildó de “criminal” y “descabellado” el derribo del avión modelo Sujoi-24 en suelo sirio e insistió en que no puede justificarse esta acción turca por ningún motivo, incluida la protección de las fronteras nacionales.

El derribo del aparato ruso pone de relieve el apoyo que brinda Ankara a los terroristas de Daesh, recalcó Medvedev al tiempo de advertir de que un “peligroso agravamiento” de las relaciones Moscú-Ankara y Moscú-OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) figura entre las eminentes consecuencias.

Otra, añadió, será la suspensión de varios proyectos conjuntos importantes y la pérdida de las posiciones de las empresas turcas en el mercado ruso.

Caza Sujoi-24 ruso arde en llamas tras ser atacado por aviones de combate turcos cerca de la frontera sirio-turca, 24 de noviembre de 2015.

 

Ese mismo martes, el Ministerio de Defensa ruso suspendió todos los contactos militares con Turquía tras enfatizar que los datos de los radares evidencian “inequívocamente” que el avión militar ruso no había entrado en el espacio aéreo de Turquía: los F-16 turcos violaron, de hecho, el espacio aéreo de Siria, señaló.

Por su parte, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, dijo enfáticamente que la aeronave rusa cayó en Siria a 4 kilómetros de la frontera turca y, en una evidente crítica a Ankara, apuntó que: “La pérdida de hoy es como si los cómplices del terrorismo nos hubieran apuñalado por la espalda". 

ask/ncl/msf

Comentarios