• El representante permanente de Rusia ante las organizaciones internacionales radicadas en Viena (capital de Austria), Mijaíl Uliánov.
Publicada: jueves, 19 de noviembre de 2020 16:24

El Gobierno ruso urge a Estados Unidos a levantar las sanciones ilegales que impuso a Irán tras su “retirada no autorizada” del acuerdo nuclear.

En una reunión virtual de la Junta de Gobernadores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), realizada el miércoles, el representante permanente de Rusia ante las organizaciones internacionales radicadas en Viena (capital de Austria), Mijaíl Uliánov, reiteró que la Administración estadounidense debe levantar las sanciones en contra de Irán tras su salida del pacto nuclear, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés).

Estados Unidos debe asegurar la plena implementación de todos sus compromisos у rectificar inmediatamente las omisiones y violaciones, incluyendo levantar todas las sanciones unilaterales que impuso contra Irán desde su retirada del PAIC en mayo de 2018”, indicó el funcionario ruso.

Uliánov dijo que la causa principal que llevó a Irán a disminuir el cumplimiento de sus compromisos nucleares fue la “retirada no autorizada” del país norteamericano del tratado multilateral.

Además, denunció la imposición de “sanciones extraterritoriales ilegales” de Estados Unidos a la República Islámica y su intento por obligar a los otros miembros del PAIC a dejar de observar sus obligaciones, para después hacer un llamado a los aún signatarios a buscar soluciones conjuntas para lograr la plena implementación del pacto.

En un mensaje en Twitter, Ulianóv informó también que la Junta de Gobernadores de la AIEA había aprobado la agenda de su sesión sobre el tema y “esta vez no contiene el elemento sobre [el acuerdo integral de] salvaguardias en Irán, porque los problemas con el acceso de los inspectores a 2 lugares en Irán se resolvieron con éxito durante la visita del director general del OIEA, [Rafael Grossi] a Teherán en agosto”, escribió.

A finales de agosto, Irán llegó a un consenso con la AIEA para fortalecer la cooperación y la confianza mutuas, a fin de facilitar la plena aplicación del Acuerdo de Salvaguardias Amplias y el Protocolo Adicional del Tratado de No Proliferación (TNP), que se ejecutan en Irán desde 2016 de forma provisional.

En esta misma línea, Teherán dijo que ofrecería, de manera voluntaria, acceso a los inspectores de la AIEA a dos lugares identificados por la institución, que, según un informe publicado por Israel, eran supuestamente sospechosos de haber albergado actividades nucleares no declaradas a principios de la década del 2000.

Los embargos y la política de máxima presión de EE.UU., a los que las autoridades iraníes tachan de “terrorismo económico”, solo han resultado en fracaso.

shz/ctl/mrz/mjs