• El jefe del Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia, Serguéi Narishkin, en un acto en Moscú (capital rusa), 4 de abril de 2018. (Foto: Reuters)
Publicada: martes, 20 de octubre de 2020 15:53

Rusia revela plan de EE.UU. para una “revolución” en Moldavia de cara a las venideras elecciones en este país, como lo ocurrido en Bielorrusia y Kirguistán.

“Hoy vemos que los estadounidenses están orquestando un escenario revolucionario para Moldavia en noviembre”, ha dicho este martes el jefe del Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia (SVR, por sus siglas en ruso), Serguéi Narishkin, mediante un comunicado.

Conforme ha alertado Narishkin, Washington busca convertir a Moldavia en otro escenario de sus “interferencias” en los asuntos internos de otros países, de las cuales los dos últimos casos han sido Bielorrusia y Kirguistán, ha agregado.

Asimismo, ha declarado que EE.UU. es bien consciente de que existe una elevada probabilidad de que el presidente moldavo, Igor Dodon —que busca la reelección—, gane las elecciones del 1 de noviembre, por lo que está incitando a la oposición de Moldavia a tomar las calles después de la votación para denunciar su invalidez y exigir nuevas elecciones.

En este sentido, ha destacado que a EE.UU. no le conviene el actual mandatario moldavo, quien mantiene estrechas relaciones con Rusia.

 

Además, Narishkin ha afirmado que funcionarios estadounidenses están persuadiendo a las fuerzas de seguridad de Moldavia para que cambien de bando en caso de que se registren protestas.

Ya a mediados de septiembre, el SVR desveló el papel “claro” de EE.UU. en los últimos caóticos acontecimientos en Bielorrusia, avisando que “las protestas han sido bien organizadas desde el principio y son coordinadas desde el exterior”.

De hecho, acusó a Washington de orquestar las protestas antigubernamentales en Bielorrusia mucho antes de celebrarse las presidenciales en este país el 9 de agosto, que luego terminaron en protestas contra el resultado de los comicios, de los que salió victorioso el presidente Alexander Lukashenko, con el 80,1 % de los votos. La oposición bielorrusa y los países occidentales denunciaron un supuesto fraude en el trámite de dichas elecciones.

En el caso de Kirguistán, el país vive una crisis política desde el 5 de octubre, cuando estallaron violentas manifestaciones de manos de los partidos opositores disconformes con los resultados de las elecciones parlamentarias celebradas el 4 de octubre.

Como consecuencia de ello, presentaron sus renuncias el primer ministro, Kubatbek Boronov, el presidente del Parlamento, Dastanbek Dzhumabékov, y el alcalde de Biskek, Aziz Surakmátov.

En un principio, el presidente kirguiso, Sooronbái Zheenbékov, denunció un intento de toma por la fuerza del poder e instó a poner fin a los disturbios, si bien anunció días más tarde su dimisión.

tqi/anz/mkh/hnb