• La portavoz de la Cancillería de Rusia, María Zajárova, en una rueda de prensa en Moscú (capital rusa), 4 de octubre de 2018. (Foto: mid.ru)
Publicada: jueves, 11 de octubre de 2018 3:25

Rusia denuncia la injerencia externa contra el Gobierno de Nicaragua y los intentos para provocar revueltas populares en el país centroamericano.

La portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajárova, declaró el miércoles que la situación de inestabilidad que atraviesa Nicaragua desde abril es “otro ejemplo de la injerencia política y de los intentos de hacer revoluciones de color, esta vez, en América Latina”.

La vocera destacó la estabilidad y seguridad de Nicaragua, así como el exitoso desarrollo de su economía, antes del estallido de las protestas violentas. El Gobierno del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, estimó en 1180,6 millones de dólares los daños causados por la crisis sociopolítica que enfrenta el país centroamericano desde abril.

Para Zajárova, está claro cómo una protesta pacífica por demandas económicas, de repente, “en 24 horas”, se tornó en manifestaciones violentas con consignas políticas e incluso manifestantes armados.

El gobierno (nicaragüense) fue provocado para que usara la fuerza contra los opositores; este evento cobró notoriedad internacional rápidamente para ejercer presión sobre el Gobierno aludiendo la defensa de los derechos (humanos) para lograr su eventual dimisión”, señala la portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajárova.

 

“El gobierno (nicaragüense) fue provocado para que usara la fuerza contra los opositores; este evento cobró notoriedad internacional rápidamente para ejercer presión sobre el Gobierno aludiendo la defensa de los derechos (humanos) para lograr su eventual dimisión”, explicó Zajárova.

A mediados de abril comenzaron manifestaciones y protestas contra el Gobierno sandinista por unas reformas al Sistema de la Seguridad Social. A pesar de que finalmente las enmiendas fueron retiradas, las marchas continuaron y se tornaron cada vez más violentas, lo que causó la muerte de casi 200 personas.

Si bien Zajárova no acusó a nadie en particular, el 5 de septiembre, Moscú denunció la intromisión “destructiva” de EE.UU. en los asuntos internos de Nicaragua.

El presidente de Nicaragua acusa a Estados Unidos de estar detrás de las manifestaciones antigubernamentales con el propósito de provocar un golpe de Estado.

ncl/anz/tqi/mkh

Comentarios