• Lanzamiento del misil Tomahawk desde el destructor USS Preble, 29 de septiembre de 2010.
Publicada: jueves, 8 de febrero de 2018 14:36

Estados Unidos podría estar preparando otra acción militar contra Siria bajo el pretexto del uso de armas químicas por el Gobierno sirio, todo esto para socavar el progreso político en este país, así opina el embajador de Rusia en Damasco, Alexander Kinshchak.

“En los últimos días, el tema del uso de sarín y cloro por parte de las fuerzas sirias en Guta Oriental (Damasco) e Idlib (noroeste) está nuevamente impulsado activamente. Dada la amarga experiencia de Jan Sheijun, no se puede descartar que se esté preparando una nueva acción militar contra Siria”, ha dicho este jueves Kinshchak.

En su opinión, en el caso de que Washington lleve a cabo otro ataque contra el país árabe, será para apoyar a los opositores sirios que quieren la derrota del Gobierno de Bashar al-Asad, con el objetivo final de socavar el progreso positivo en el proceso de solución política del Congreso del Diálogo Nacional Sirio en Sochi (ciudad rusa).

Utilizando el mismo pretexto, ha agregado, la Casa Blanca intentará impulsar nuevas sanciones antisirias en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) a través de los informes de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) e “infringir así la soberanía” nacional de Siria.

En los últimos días, el tema del uso de sarín y cloro por parte de las fuerzas sirias en Guta Oriental (Damasco) e Idlib (noroeste de Siria) está nuevamente impulsado activamente. Dada la amarga experiencia de Jan Sheijun, no se puede descartar que se esté preparando una nueva acción militar contra Siria”, alerta el embajador de Rusia en Damasco, Alexander Kinshchak.

En este sentido, se ha referido al caso de Jan Sheijun, donde se produjo en abril de 2017 un supuesto ataque químico, para después denunciar que la OPAQ ofreció entonces las “conclusiones dictadas por el Occidente”, haciendo caso omiso a los “hechos y materiales obvios” que refutaron que Damasco era el culpable.

Además, ha expresado la preocupación de Moscú sobre la retórica de Washington a este respecto que está siendo “cada vez más beligerante”, al lamentar que los estadounidenses ignoran las evidencias concretas sobre incidentes químicos, y basan sus políticas sobre “rumores” y una “desinformación deliberadamente extendida”.

Asimismo, el diplomático ruso ha asegurado que los países occidentales están usando esta misma herramienta una y otra vez más para manipular a la opinión pública contra el Gobierno de Al-Asad, además de presionar a Damasco y sus aliados, principalmente Moscú. Su propaganda antisiria es ahora también antirrusa.

zss/ktg/bhr/hnb

Commentarios