• El Líder iraní, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, en la graduación de los cadetes de las Academias de las Fuerzas Armadas, 3 de octubre de 2021. (Foto: khamenei.ir)
Publicada: domingo, 3 de octubre de 2021 9:13
Actualizada: domingo, 3 de octubre de 2021 11:29

El Líder de Irán destaca que las Fuerzas Armadas del país persa son literalmente un escudo defensivo contra las violentas amenazas de los enemigos.

En declaraciones formuladas este domingo vía videoconferencia durante la ceremonia de graduación de los cadetes de las Academias de las Fuerzas Armadas del país, el Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, ha destacado el rol determinante de las Fuerzas Armadas del país en proteger la soberanía nacional ante los enemigos.

“Hoy, las Fuerzas Armadas, [incluidos] el Ejército, el Cuerpo de Guardianes [de la Revolución Islámica] y el Basich [la Fuerza de la Resistencia Popular de Irán] son literalmente un escudo defensivo contra las duras amenazas de los enemigos externos e internos”, ha recalcado el ayatolá Jamenei.

Asimismo, ha estimado la restauración de la seguridad, sin dependencia de los extranjeros, “como la infraestructura básica de todas las actividades necesarias para el desarrollo del país”.

 

“Las Fuerzas Armadas de nuestro querido país actúan siempre con autoridad y racionalidad, y esta racionalidad debe ser un modelo para otros países y un factor en la solución de los problemas existentes”, ha puntualizado.

Además, el ayatolá Jamenei ha recomendado encarecidamente a las Fuerzas Armadas continuar “con el honor de servir a la nación y el país”, así como aumentar sus capacidades materiales y espirituales.

Alertando de las consecuencias destructivas de la presencia de las fuerzas extranjeras en la región, el Líder ha puesto énfasis en la necesidad de que todos los países regionales cuenten con “un ejército independiente que confíe en su gente y que converja con otros ejércitos vecinos y regionales”. “Esto es en beneficio de la zona”, ha instado.

De acuerdo a las afirmaciones del ayatolá Jamenei, se considera “un gran honor” el hecho de que un país sea capaz de proveer y mantener su propia seguridad. Mientras que, aquellos países que, bajo la ilusión de depender de otros, piensan que pueden tener seguridad, pronto “serán abofeteados”, pues “la injerencia directa o indirecta de extranjeros en la seguridad, la guerra y la paz de cualquier país es una trágica catástrofe”, ha subrayado.

nsh/ctl/tqi/fmk