• Paquistaníes protestan contra el asesinato del general iraní Qasem Soleimani por EE.UU. en Irak, Peshawar, 10 de enero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 22 de enero de 2020 9:38
Actualizada: miércoles, 22 de enero de 2020 10:17

El asesinato del destacado estratega militar iraní, el general Soleimani, ha influido en otros países tergiversando la imagen de Estados Unidos en todo el mundo.

Así lo ha afirmado este miércoles el presidente de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles), Ali Lariyani, en una reunión laboral en que ha subrayado las consecuencias del martirio del comandante de la Fuerza Quds, del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), por orden directa del presidente de EE.UU., Donald Trump, el 3 de enero en Bagdad, capital de Irak.

El martirio del general Soleimani generó un despertar tanto en Irán como en la región. Promovió una unidad dentro del país persa que ha influido también en otros países”, ha aseverado el jefe del Poder Legislativo iraní.

Lariyani ha recalcado que el crimen que cometió Washington fue un terrorismo de Estado, una “acción muy despreciable por parte de una superpotencia” ya que asesinó al general iraní mientras se encontraba en Irak en condición de un invitado, según ha precisado el político.

 

“Este asesinato tergiversó la imagen de Estados Unidos, asesinó a un invitado en otro país, no se puede ignorar fácilmente esta acción”, ha agregado.

EE.UU. asesinó la madrugada del 3 de enero al general Soleimani y el subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Mohandes, y sus compañeros en un bombardeo cerca de la terminal de carga del aeropuerto internacional Muhamad Alaa en Bagdad, capital iraquí.

Soleimani desempeñó un papel relevante en los duros combates en Irak y Siria contra los grupos terroristas, muchos de ellos respaldados por el régimen israelí, países occidentales y ciertas monarquías árabes, razón por la cual había recibido varias amenazas de muerte, en concreto, desde el servicio de inteligencia de Israel (el Mossad).

En respuesta al atentado estadounidense, el 8 de enero, el CGRI de Irán atacó con misiles dos sitios estadounidenses en Irak: la base aérea Ain Al-Asad, en la provincia occidental de Al-Anbar, y otra en Erbil, capital de la región del Kurdistán iraquí.

A pesar de que Estados Unidos había puesto en estado de máxima alerta sus sistemas antiaéreos, estos aparatos, de los que se jacta mucho Washington, no lograron interceptar ni un solo misil iraní, ni siquiera se atrevieron a defenderse.

msm/ktg/mrp/hnb

Comentarios