• Agentes de la Policía británica arrestan a un ambientalista durante una manifestación en Londres, capital británica, 21 de abril de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 23 de abril de 2019 18:05

El Consejo de Derechos Humanos de Irán ha condenado la represión y detención de cientos de activistas contra el cambio climático por la Policía británica.

La entidad pro derechos humanos de Irán ha manifestado este martes su “gran preocupación” por la “violencia” ejercida por los efectivos de la Policía británica contra los manifestantes que protestan en la última semana contra las políticas medioambientales de Londres.

Mediante un comunicado, el Consejo de Derechos Humanos de Irán ha pedido al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDHNU) que cumpla con sus deberes y estudie este caso, que constituye, según la nota, “una violación flagrante de los derechos humanos”.

El texto insta, además, a las autoridades británicas a respetar las normas internacionales sobre la protección de los derechos civiles, incluido el derecho a protestar pacíficamente.

Más de 1000 activistas han sido arrestados y más de 50 han sido enjuiciados formalmente por asistir a las protestas y bloquear las calles en Londres, la capital británica, desde la semana pasada.

Los manifestantes, organizados en torno al grupo ambientalista Extinción Rebelión, quieren un cambio drástico en las políticas del Gobierno británico sobre el medioambiente, diciendo que no abandonarán las calles hasta que se cumplan sus demandas.

Las principales demandas de los activistas son que los gobiernos divulguen la verdad sobre la magnitud de la tragedia ambiental existente e implementen políticas legalmente vinculantes para reducir a cero, en 2025, las emisiones de carbono causantes del llamado efecto invernadero.

Los activistas acusan al Ejecutivo británico de seguir los pasos de EE.UU., su principal aliado, en lo tocante a no respetar los tratados y convenios internacionales sobre el medioambiente.

El Reino Unido ha ignorado los llamamientos para cancelar las operaciones de fracking (extracción de petróleo por fraccionamiento) en un emplazamiento cerca de Preston, en el norte del país, donde los activistas se han enfrentado repetidamente con la Policía.

ftm/anz/ask/rba

Comentarios