• El líder de la oposición chií de Baréin, el sheij Ali Salman, en una manifestación en Manama (capital), 20 de noviembre de 2014. (Fuente: AFP)
Publicada: domingo, 4 de noviembre de 2018 22:45
Actualizada: domingo, 4 de noviembre de 2018 23:05

Irán ha condenado este domingo la sentencia de cadena perpetua de un tribunal de apelaciones para el líder de la oposición chií de Baréin, el sheij Ali Salman.

“Este veredicto no deja lugar a ninguna duda en la opinión pública y en la comunidad internacional que el Gobierno de Baréin no busca mejorar las condiciones”, ha dicho el portavoz de la Cancillería iraní, Bahram Qasemi.

El vocero del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores ha denunciado, asimismo, que el Gobierno de Manama sigue tratando de “intensificar la represión y deteriorar aún más la situación” para los opositores de este país.

Pese a las represiones que enfrenta el sheij Ali Salman, este continúa con su enfoque moderado pacífico y evita la violencia, asegura Qasemi, al tiempo que insta al régimen de Al Jalifa a detener sus comportamientos inhumanos.

A juicio del diplomático iraní, las autoridades bareiníes deben resolver “ellas mismas la crisis que han fabricado” en su país en lugar de depender de otros países y aplicar medidas de seguridad.

Este veredicto (cadena perpetua para el líder de la oposición chií, el sheij Ali Salman) no deja lugar a ninguna duda en la opinión pública y en la comunidad internacional que el Gobierno de Baréin no busca mejorar las condiciones”, subraya el portavoz de la Cancillería iraní, Bahram Qasemi.

 

De este modo, el portavoz de la Cancillería iraní ha llamado a los funcionarios bareiníes a sostener conversaciones verdaderas y serias con los grupos de oposición y cumplir con las demandas legítimas del pueblo de este país ribereño del Golfo Pérsico.

Esta misma jornada, la Fiscalía bareiní ha anunciado que un tribunal de apelaciones revocó la absolución dictada en junio pasado para el sheij Salman, líder del disuelto partido opositor Al-Wefaq, y para Hasan Ali Sultan y Ali al-Aswad, otros dirigentes de la formación. 

Los tres líderes chiíes fueron acusados de haber “mantenido contactos con los servicios de inteligencia de Catar” desde 2010 para llevar a cabo acciones contra el régimen de Al Jalifa y perjudicar sus intereses políticos.

Sultan y Al-Aswad habían sido juzgados anteriormente en “rebeldía”, mientras que Salman estaba cumpliendo una condena de nueve años de prisión por imputaciones de “haber espiado para Catar” y “haber llevado a cabo actos desestabilizadores”.

Desde su detención, el 28 de diciembre de 2014, el régimen bareiní, ignorando los llamados internacionales a liberar a Salman y al resto de opositores, continúa efectuando arrestos arbitrarios en aplicación de una ley “antiterrorista” reciente, conforme denuncia el Centro de Baréin para los Derechos Humanos (BCHR, por sus siglas en inglés).

zss/ncl/mnz/alg

Comentarios