• Vista general del parlamento de Israel durante una sesión.
Publicada: martes, 21 de junio de 2022 14:57

HAMAS cataloga la caída de la coalición gobernante de Israel y la disolución de su parlamento como un signo de la debilidad del régimen de ocupación.

El colapso del gabinete de coalición de [el primer ministro] Naftali Bennett demuestra la debilidad del régimen sionista y su estructura interna”, ha reaccionado este martes el portavoz del Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS), Fawzi Barhum.

El titular de HAMAS ha agregado que este suceso es también una manifestación de la resistencia de la nación palestina, del poder de la resistencia para confundir a este régimen, para derrotar su voluntad e impedir que logre sus objetivos. 

El premier de Israel, Naftali Bennett, y su correligionario, Yair Lapid, acordaron el lunes la disolución del parlamento para llevar a cabo elecciones anticipadas.

 

Fuentes cercanas a Bennett indicaron al diario local Jerusalem Post que el objetivo de Lapid y Bennett es realizar elecciones, según sus propias condiciones, para que no tengan que cumplir con los términos impuestos por el ex primer ministro Benjamín Netanyahu, líder del partido ultraderechista Likud.

Esto mientras Netanyahu ha saludado la “disolución del gobierno” de Bennett afirmando que esta es una noticia importante para los israelíes. “Formaremos un gran gobierno liderado por el partido Likud”, ha agregado.

La nueva elección, previstas para el 25 de octubre, será la quinta en los territorios ocupados durante tres años y medio.

Al respecto, el analista del canal 12 de la televisión israelí, Amnon Abramóvich, ha denunciado que con el actual sistema electoral, prácticamente avanzamos paso a paso hacia la destrucción de Israel.

El gabinete de Bennett —integrado por una amplia base de ocho partidos que pugnaron para lograr un equilibrio— asumió el poder en junio de 2021 tras conseguir apartar a Netanyahu del poder después de 12 años consecutivos como primer ministro. Mientras tanto, se enfrentó a varios desafíos que amenazaban su disolución, como la renuncia de varios altos cargos del régimen.

msm/rba