• Centro de distribución del gigante minorista en línea estadounidense Amazon en Moenchengladbach, Alemania, 17 de diciembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 26 de febrero de 2020 19:17

La Autoridad Palestina critica la decisión de Amazon de ofrecer el envío gratuito de bienes a los asentamientos ilegales israelíes en la ocupada de Cisjordania.

Los ministros palestinos de Finanzas y de Economía, Shukri Bishara y Jaled al-Oseili, respectivamente, en una carta enviada al fundador de Amazon, Jeff Bezos, han denunciado la reciente práctica discriminatoria de la compañía estadounidense de comercio electrónico.

Según la controvertida decisión de la empresa, los clientes cisjordanos que elijan como territorio a Palestina, están sujetos a tarifas de envío y deben incurrir en un gasto de al menos 24 dólares por “manipulación”.

Es inaceptable que Amazon haga alarde de la ley internacional de esa manera. Casi 140 Estados miembros de la ONU, una gran mayoría, han reconocido formalmente a Palestina como Estado. Sin embargo, Amazon, utilizando su abrumadora influencia financiera y comercial, ahora busca extraer de los palestinos una admisión formal de que son parte de Israel”, reseña la carta, publicada este miércoles.

Los dos ministros palestinos han acusado a Amazon alentar las agresiones del régimen de Tel Aviv por brindar su apoyo a los colonos de los asentamientos que son ilegales según el derecho internacional.

 

Además, han urgido el cese de inmediato de la práctica reprensible de Amazon: “Si no lo hace, el mundo se dará cuenta de que las elevadas palabras y aspiraciones del compromiso de Amazon con la igualdad, la equidad y la responsabilidad social corporativa son completamente huecas”, señalan Bishara y Osaily.

Más de 600 000 colonos israelíes viven en más de 230 colonias erigidas en los territorios ocupados de Palestina desde la guerra de los Seis Días en 1967, incluidas la ciudad de Al-Quds (Jerusalén) y en la ocupada Cisjordania.

La expansión de estas viviendas ilegales se aceleró estos últimos años bajo el impulso del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y de su aliado en EE.UU., el presidente Donald Trump, quien presentó el pasado 28 de enero el polémico plan anti-Palestina, llamado el ‘acuerdo del siglo’, que anima al régimen israelí a ocupar más territorios palestinos.

El plan anti-Palestina de EE.UU. ignora todos los derechos principales de los palestinos al disponer que la ciudad palestina de Al-Quds se convierta en la “capital indivisible” del régimen de Israel, además de reconocer la soberanía de Israel sobre el valle del Jordán y los asentamientos ilegales en Cisjordania, y exigir un Estado palestino desmilitarizado.

Los palestinos han denunciado en reiteradas ocasiones el pleno apoyo de Washington a las políticas expansionistas de Israel y han pedido a la comunidad internacional que dicte sanciones contra Israel por su política de colonización en los territorios ocupados.

msm/ncl/rba

Comentarios